Viernes 21 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Una cafetería sin sillas

Columnista: Miguel Angel Pedraza

Hace más de un mes que no hay sillas donde sentarse en la cafetería de la Alcaldía de la ciudad, según dicen, por una decisión que tomó la administración, para evitar que funcionarios o contratistas permanezcan allí por largo tiempo omitiendo de paso con sus responsabilidades laborales.

La decisión, sin duda, es arbitraria, y no consulta lógica alguna en frente de la cordialidad y armonía que debe existir en cualquier relación laboral y muchos más en las relaciones del sector público. Partir de la premisa de que los funcionarios son vagos y que pierden el tiempo en la cafetería, y que por eso hay que quitarles las sillas, es partir de una premisa equivocada que irrespeta al trabajador y que menoscaba, incluso, su dignidad humana.

Y en esa pelea se enfrascó el señor Alcalde, por puro capricho o por mera opresión, llevándose de calle los derechos de esos funcionarios o contratistas y provocando, además, una tensión innecesaria con sus propios servidores. Porque ya es un secreto a voces que el ambiente en la Alcaldía es hostil, desafiante, o cuando menos de poca cordialidad entre jefes y empleados. ¡Qué desgaste!

Por ahí se supo que la Personería intervino en el asunto, aunque sin resultados visibles. Y también se supo que la propia administración entró en contradicción al explicar el retiro de las sillas. Pero ni por un lado ni por el otro se ha ventilado una solución favorable al tema, como si semejante atropello no importara a las autoridades locales.

Si quieren ver una cafetería bonita y agradable en el ámbito público, apenas volteen sus ojos a la cafetería de la Alcaldía de Medellín, que se puede consultar por internet. Un lugar amable y funcional para los servidores y todos los usuarios, con amplios espacios y dotación suficiente, hornos microondas y sillas por doquier. Y acá dizque retiramos las sillas de manera cavernaria como castigo o reprimenda. ¡Qué atraso!

APARTE: sin sesgos ni posturas ideológicas, en el caso del senador Uribe las pruebas de las chuzadas son ilegales.

Autor:
Miguel Angel Pedraza
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad