Martes 24 de Abril de 2018 - 12:01 AM

La espera

Columnista: Mónica María Moreno Mesa

Todas hemos pasado horas, días, por no decir semanas, en el peor de los casos, esperando una llamada de quien nos gusta, de la “traga maluca”, de quien nos hace latir fuerte el corazón. Hay una cosa que los hombres no han entendido, y es el poder de estas tres palabritas: “yo te llamo” o “ya te llamo”. Ese tiempo que es tan eterno como el Big Bang, una gran explosión de miles de emociones… un hueco negro en el universo, que nadie logra entender.

Cuando era joven, y no había celulares, esperaba ‘esa’ llamada en un teléfono fijo que era compartido con siete hermanos.

Mi papá no entendía que no debía demorarse haciendo negocios o arreglando el mundo, porque YO, su hija, esperaba la llamada del que, según mi corazón, sería su yerno favorito. Sin contar mis hermanos, que hablaban de chismes, tareas, planes o hasta contestarle al novio (la que tenía), sin importarle que yo también tenía derecho a concretar mi historia de amor.

Después se inventaron la llamada en espera. Que para mí fue lo peor. Mi Romeo iba a pensar que no quería contestarle, no que los enemigos de mi historia no iban a colgar para mirar quién llamaba.

Muchas veces, llamé y colgué para confirmar, no sé qué cosas. Todavía no lo entiendo. Pero lo hacía.

Más adelante con los teléfonos inteligentes, se perdió la emoción de la sorpresa. Supimos quién era y quién no era. Revisamos mil veces el celular como si mirándolo lográramos que llamara o escribiera. Pero lo más aterrador y asesino de las historias de amor son los chat y el chulito que confirma que me leyó, me dejó en visto y nunca contestó. Que no le importó.

Los desaciertos y aciertos en materia del amor me enseñaron que los hombres no son tan estratégicos como uno piensa. No señoras, ni señoritas, les digo, si ellos no llaman de una, es porque están ocupados, pero si no llaman rápido, no les interesas. Como todo hay excepciones, pero es mejor no arriesgarse esperando ser la minoría. Cuando los hombres quieren, llaman, buscan. Como el título de una de mis películas favoritas de comedia romántica (si, amo ese género). Si no te llama es porque: Simplemente no te quiere.

Autor:
Mónica María Moreno Mesa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad