Martes 04 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

¿Es o no es? El gran dilema

Columnista: Mónica María Moreno Mesa

monicamariam@gmail.com

¿Por qué será la que las mujeres insistimos en quedarnos en una relación que en el fondo sabemos no es la nuestra? No porque la persona sea buena o mala, simplemente porque es diferente. Muchas veces nos creemos con el poder de cambiar a nuestra pareja y lograr la felicidad que soñamos. Pero lo cierto es que la gente no cambia.

Mis papás me lo dijeron de todas las maneras: “El que puede cambiar es uno mismo”. No es que uno cambie su forma de ser, sino su forma de ver, y por consiguiente su forma de actuar...

Y así todos cambian. Hay un ejemplo que mi vieja me decía: “A un tornillo, por más de que lo intente, le haga fuerza y le dé martillazos, no va a entrar si el hueco es muy pequeño”. O cambia el tornillo, o agranda el hueco.

De lo contrario, se puede pasar toda la vida tratando de cambiar lo incambiable. A veces el tornillo se queda quieto por la presión y creemos que lo logramos, pero ante cualquier movimiento vuelve y cae. Y nosotras volvemos a ponerlo y a insistir.

Yo también tuve una relación en la que intenté, intenté e intenté... y fracasó. Simplemente no era y yo lo sabía. Pero no quería dar mi brazo a torcer, quería ser la súper heroína en esta historia de amor y de paso, negarle la razón al mundo de que yo era la equivocada. Así desperdicié varios años de mi vida. Si, los perdí. Muchos dirán: “¡Pero aprendió!”. Yo repito que no es compensable el aprendizaje con el dolor que sufrí. Pero igual ya pasó. Ahora, me sorprende ver a mujeres fabulosas con parejas equivocadas, que son felices a ratos y son infelices muchos otros. No quiero decir que sea fácil. Creo que hay que trabajarle a la relación y hay parejas que siguen juntos aunque la cosa no sea tan sencilla. Hay parejas que con el tiempo logran el equilibrio así lo pierdan de vez en cuando. Hay parejas que se aman de verdad y no son y hay parejas que no se aman tanto pero que construyen el amor y sí son. En el amor nada está escrito. Solo es una invitación a como dice Frida: “Donde no puedas amar, no te demores”.

Autor:
Mónica María Moreno Mesa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad