Jueves 11 de Enero de 2018 - 12:01 AM

El páramo, nuestro patrimonio

Columnista: Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana

En este año el clima político es incierto, pero el calentamiento global y la destrucción del páramo no lo es. Es una realidad que nos amenaza. Por una parte el aumento de la intensidad y frecuencia de huracanes, inundaciones, fríos y calores extremos. Por el lado del páramo, una situación plagada de sobornos que ha pisoteado la dignidad de todos los que nos consideramos hijos de esta región, simplemente para robarnos la esperanza y el futuro de las nuevas generaciones con la entrega de nuestro páramo a los árabes, Minesa.

El páramo es una unidad biogeográfica, hidrogeológica y socio económica, que incluye el sub páramo, la zona de bosque andino y la zona de amortiguación. Su valor es incalculable. Nace en las alturas, donde esa fábrica natural absorbe la humedad de la neblina y el ambiente y termina en Bucaramanga y Cúcuta, alimentando de agua a más de tres millones de habitantes. Así mismo el páramo contribuye como sumidero al absorber grandes cantidades de gas carbónico, responsable del calentamiento global.

Nos vendieron la idea de la delimitación de los páramos como la forma de proteger estos ecosistemas. Pero esa línea imaginaria terminó favoreciendo a las multinacionales mineras. Hoy, gracias al pronunciamiento de la Corte Constitucional frente a la tutela presentada por el colectivo Luis Carlos Pérez, según la sentencia T-361, nos llena de argumentos para entender que estamos en todo el derecho de conocer y profundizar sobre los graves impactos que sobre el páramo tiene la minería y que de acuerdo con ello, la ciudadanía debe definir.

La discusión sobre una nueva delimitación o la no delimitación debe estar sobre la mesa. Como lo debe estar también la necesidad de conciliar las actividades económicas que deben realizar las comunidades de la zona, de acuerdo con los pisos térmicos. Proyectos agroalimentarios, reforestación con bosques aprovechables en forma racional, proyectos turísticos, piscícolas, como respuesta a una población que ha estado marginada del desarrollo económico y social.

Autor:
Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad