Publicidad
Publicidad
Jue 30 de Jul de 2015
23ºC
Actualizado 07:11 am
Miércoles 10 de Octubre de 2012 - 12:01 AM

Democracia a medias

Tras conocer que la jornada electoral le costó a la nación cerca de 36 mil millones de pesos y que la abstención superó el 90 por ciento, a las consultas internas de los partidos políticos les llovieron todo tipo de críticas. Actuando como si la culpa fuera exclusivamente del mecanismo o de los partidos que hicieron uso de él, las demás colectividades se apresuraron a reprobar lo sucedido y hasta rayaron en el absurdo al proponer una “póliza de seriedad” para garantizar su buen uso; sin embargo, los críticos pasaron por alto que el problema es más bien falta de disciplina e ideología y eso incluye a todos los partidos políticos que, cómodos con la unidad nacional, descuidan sus deberes.   

Uno de ellos es precisamente el registro de sus militantes. Es obligación de cada partido hacer su propio censo de militantes, registrarlos ante el Consejo Nacional Electoral y expedir los carnés respectivos. Con el sólo cumplimiento de esa norma legal, sumado a los cambios que supondrá la implementación del voto electrónico, el mecanismo se podría hacer mucho más efectivo, restringiendo la participación en dichas consultas sólo para los miembros oficiales de las colectividades. Pero bueno, como estamos en Colombia, es más probable que el mecanismo se acabe a que se optimice; al fin y al cabo, eso de restringir sus movidas y de tener compromisos ideológicos a pocos políticos les gusta.  

El objetivo de esta columna no es justificar la poca seriedad con la que el Polo o el Partido Verde manejaron la pasada consulta. El asunto es resaltar que en Colombia la democracia funciona a medias en gran medida, porque los partidos políticos hace tiempo no pertenecen a los ciudadanos, sino a un par de caciques, cuya única ideología es la conveniencia. La promesa es que las del pasado domingo serán las últimas consultas internas que se hagan con todo el censo electoral. Falta ahora que los partidos le resten importancia a la construcción de alianzas y más bien construyan porvenir.

Autor:
Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad