Publicidad
Sáb Nov 18 2017
18ºC
Actualizado 06:39 pm
Miércoles 09 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La fase final de la lucha contra las Farc

Columnista: Omar Rangel

La muerte de ‘Alfonso Cano’ es un duro golpe para la guerrilla de las Farc y llega en un momento clave. Cuando la nueva escalada de violencia de las Farc había obligado al gobierno y a las Fuerzas Militares a ajustar su estrategia de lucha, y se había creado cierto escepticismo en la sociedad acerca de la eficacia del accionar militar. El éxito de la operación Odiseo les cierra la boca a muchos, y nos acerca un poco más al desenlace de una historia de dolor y sangre.


Aunque el gobierno de Santos lo ha hecho bastante bien en áreas como la economía y la agenda legislativa, los resultados en seguridad no eran los mejores; parecía que las acciones del Ejército no daban resultado y que tomaba demasiado tiempo rediseñar una estrategia para hacerle frente a una fase del conflicto más compleja. Sin embargo, con esta operación, el Ejército demostró una vez más que cuenta con herramientas técnicas que le permiten adaptarse más rápido de lo que la insurgencia lo hace y que seguirá propinando los golpes que sean necesarios para forzar una solución al conflicto.


Si bien algunos sectores consideran que con Cano se van las posibilidades de hacer la paz y otros dicen que los acercamientos para el intercambio (que algunos llaman humanitario) se fueron al traste; la historia de los distintos conflictos armados demuestra que, más que la ideología en juego, lo que en el fondo importa en una negociación de paz es ser el lado fuerte en la relación de poder, como lo es ahora el Estado colombiano. Además, a veces se olvida pero es de conocimiento público, que la guerrilla desperdició la oportunidad de hacer la paz en unas condiciones más ventajosas que las actuales y con todos sus ideólogos abordo. La guerrilla le falló a la sociedad colombiana en el Caguán.


La fase final de la lucha contra las Farc ha llegado, la muerte de ‘Alfonso Cano’ así lo confirma. Sin embargo, creo que más allá del optimismo colectivo propio de semejante golpe, lo que tenemos por delante es un camino largo por el que tenemos que transitar con prisa. Este grupo guerrillero está resquebrajado, pero no acabado. A las Farc hay que seguirlas combatiendo, para que se sienten a negociar en serio. Falta mucho aún para un acuerdo de paz.

Autor:
Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad