Publicidad
Lun Oct 23 2017
20ºC
Actualizado 09:56 pm
Miércoles 23 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La Unión Europea

Columnista: Omar Rangel

¿Qué está pasando en Europa? Día a día se agravan los problemas y no hay soluciones, lo que empezó como un caso aislado en Grecia es ahora una bola de nieve inatajable. En lo económico, las deudas de Italia y España son impagables, las complicaciones financieras van camino a convertirse en recesión, todos los países hablan de austeridad y de ajustes presupuestales. En lo social, el fenómeno de los indignados traspasó las fronteras de España y hay manifestaciones por doquier, el malestar es generalizado y pone en evidencia que la crisis es de fondo.


La primera explicación que salta a la vista es una clase política que, como quien menosprecia lo que tiene entre sus manos porque sabe su precio pero ignora su valor, ha tirado por la borda toda una serie de conquistas históricas en salud, seguridad social y educación en nombre de la sanidad de las finanzas públicas y el libre mercado. La izquierda europea, como lo evidencia la derrota del Partido Socialista Obrero Español, el pasado domingo y otras más asume las consecuencias de una gestión demasiado tímida a la hora de ajustarles el cinturón con impuestos a las grandes corporaciones financieras que en medio de la actual tempestad piden auxilio, pero en los felices 90 se dedicaron a especular hasta quebrarse.


Parece que la globalización en lugar de traer el progreso y las oportunidades de occidente al tercer mundo lo que ha generado es el efecto contrario. Europa es ahora tan dependiente del Fondo Monetario Internacional como lo somos nosotros. En lugar de estar discutiendo el futuro de su sociedad y defendiendo sus derechos, su clase política se arrodilla para dar tranquilidad a un puñado de inversionistas, ese es el círculo vicioso. Los monarcas absolutos de otrora son hoy el sistema financiero, ellos son los que diseñan las políticas públicas del viejo continente.


Una situación en principio complicada pero no grave esta por terminar con el único proyecto rescatable de la globalización, la Unión Europea. La desigual distribución del ingreso carcome a Europa desde adentro. Para el neoliberalismo, las políticas públicas que reconstruyeron al continente después de la guerra y el proceso de integración, que busca acabar con una larga historia de odios que desembocaron en el nacional socialismo de Hitler hace unos años, son demasiado costosos y pertenecen al pasado. El hombre repite la historia.

Autor:
Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad