Publicidad
Vie Sep 22 2017
23ºC
Actualizado 05:50 pm
Miércoles 28 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Voluntad

Columnista: Omar Rangel

Nuestro Sistema Integrado de Transporte Masivo , Sitm, está en coma y su tiempo de vida se agota. Metrolínea se sume en el abandono, ante la mirada indiferente de la ciudadanía y de los dirigentes del área metropolitana, que parecen haber olvidado que los municipios que la integran se la jugaron a fondo con el sistema, al menos en términos presupuestales. Alcalde Bohórquez, tres meses son suficientes para el empalme, usted como líder indiscutible del área metropolitana debe tomar cartas en el asunto. Las quejas de los ciudadanos que usan Metrolínea van en aumento y su número de usuarios decrece.   


Por su importancia, es inaceptable que hace ya siete años se iniciaran las obras de adecuación para Metrolínea en la autopista, entre los municipios de Floridablanca y Piedecuesta, y aún no se hayan  terminado. Si bien hizo falta planeación para adelantar desde un principio la ampliación de varias vías en las que se dispuso que Metrolínea tuviera carriles exclusivos cuando estaban ya al máximo de su capacidad, ahora lo que hace falta es por lo menos decisión para poner a funcionar los tramos del sistema que están a medias y para darle exclusividad en sus rutas. En las condiciones actuales, a Metrolínea le es imposible competir con el experimentado sistema de transporte tradicional y la piratería.


Otra cosa es pensar en la adecuación de carriles exclusivos en otros corredores viales. Eso es un asunto que a la luz de esta experiencia se debe analizar con mucho cuidado. Aunque es innegable que un área metropolitana con más de un millón de habitantes y alrededor de 400 mil automóviles circulando necesita un sistema de transporte que brinde una alternativa atractiva a quienes se movilizan en carro o en moto, se deben planear mejor los pasos a seguir.


Es lamentable constatar que por improvisación los recientes desarrollos en nuestro transporte público parecen más bien retrocesos. Nadie puede negar que Metrolínea no funciona, pero eso no quiere decir que no pueda funcionar como parte de un sistema de transporte público más organizado. La estrategia del pasado burgomaestre en materia del Sitm no fue otra que la de evadir el problema. Alcalde Bohórquez, a la velocidad que crecen los problemas de movilidad de Bucaramanga lo que el sistema demanda es voluntad para que lo que está a medio hacer se concluya. Se debe sacar adelante a Metrolínea.

Autor:
Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad