Publicidad
Jue Oct 19 2017
21ºC
Actualizado 09:55 pm
Miércoles 04 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Tema obligado en la Cumbre de las Américas

Columnista: Omar Rangel

Aunque por el momento la pataleta del Presidente Correa y la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas a celebrar en Cartagena se han robado el protagonismo, en este encuentro se va a dar una discusión de la mayor importancia para Colombia. No es la primera vez que se trata el tema del narcotráfico en una cumbre presidencial, pero sí es la primera vez que parece existir un consenso generalizado acerca del fracaso de la lucha contra las drogas que se libra en los países productores. Colombia ya no es el único doliente, el problema se ha propagado como una epidemia por el continente, América Latina ve cómo de poco o nada sirve perseguir a los cabecillas de las organizaciones mafiosas, mientras los países consumidores no hacen nada para frenar el consumo de drogas.


Como anfitrión, Colombia debe contar su historia con detalles y franqueza. Tras años de persecución, hemos visto cómo el narcotráfico, lejos de erradicarse, ha permeado a nuestras instituciones, a nuestra sociedad e incluso a nuestro conflicto armado. Lo que por años había parecido imposible, se ha dado en nuestras selvas; con cinismo, los cabecillas de las guerrillas y de las organizaciones criminales de origen paramilitar han llegado a acuerdos y treguas para repartirse las utilidades del negocio de la droga. En el país se han logrado resultados pero a un costo muy alto en términos de vidas y de presupuesto que no se justifican.


Las proporciones incontrolables que actualmente tiene el negocio de la droga en el mundo se deben exclusivamente a que está prohibido. Siendo pragmáticos, los problemas que resultarían de legalizar la droga serían más manejables si la producción y el consumo se legalizaran, las empresas productoras por lo menos pagarían impuestos. Aunque tendríamos un delicado problema de salud pública, sus costos serían sin duda menores a los de la guerra que nos desangra y que se financia con el narcotráfico, o a los del daño social de la cultura del atajo y del dinero fácil que la mafia promueve.       


La lucha contra las drogas ha fracasado y se debe replantear. Las circunstancias en las que se celebrará la Cumbre de las Américas son propicias para dejar atrás la tímida diplomacia y sentar un precedente que permita cambiar de estrategia.  

Autor:
Omar Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad