Publicidad
Dom Sep 24 2017
23ºC
Actualizado 03:53 pm
Lunes 27 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

¿Qué hacemos con... los personajes de los pueblos?

Columnista: Orlando Pinilla Prada

Vivía en la tierra de mis mayores un hombre excepcional que se ganó un apodo muy especial: "Me caigo", aseguran que era porque a todas horas vivía "que me caigo de la perra", hacía una vida muy normal, su brillantez era extraordinaria pero ella no le permitió progresar. En El Socorro, en 1910, sorprendió al muy ilustre Dr. Daniel Villarreal al recitarle exactamente el discurso que acababa de pronunciar, "me lo aprendí mientras Ud. lo decía", tuvo que irse del pueblo. En Bogotá lo emplearon en una Notaría, le pidieron que hiciera una copia idéntica de cierto documento, cuando presentó el manuscrito nadie era capaz de diferenciar entre el original y la copia, era la época anterior a la máquina de escribir. Lo despidieron porque era "un peligro público". Regresó a casa y allí ejerció como secretario de un juzgado hasta el fin de sus días. Era políglota, matemático, pintor, escultor y godo de tuerca y tornillo. Tenía alguna relación muy especial con El Tiempo, cada semana le llegaba un paquete con el periódico, se entretenía leyéndolo y le decía a quien se lo pidiera, el día, la fecha, la página y el sitio donde se encontraba lo que deseaba.


Había también un loco súper brillante, ingeniero civil emérito de la Universidad de Antioquia. Embolaba, hacía mandados, ejercía como profesor, preparaba discursos para sus amigos, trabajó como obrero de pico y pala en la Troco. Al final de sus días casó con una mujer que lo puso en orden. El Dr. Francisco Calderón le aseguró un puesto, se lo conservó y allí terminó sus días.


En La Triada se oyen muchas lenguas desatadas en críticas ásperas y hasta groseras. No se queda político actuante de quien no se hable mal. Del saliente Alcalde Encargado dicen "H y R", lo acusan de hacer quedar mal a su Jefe Político.


***


El primer "sostén" actual se le debe a Fierre Poiret, quien lo presentó en 1907 y lo llamó "Sostiene Tetas". El honor se lo ganó Mary Phelps, quien lo patentó en 1914, lo llamó "Brasiere" (corsé sin espaldas).

Autor:
Orlando Pinilla Prada
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad