Lunes 24 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Puno Ardila
Patrocinado por:
Lunes 17 de Junio de 2013 - 12:01 AM

La decadente educación musical colombiana

Autor: Puno Ardila

Peter Manjarrés interpretó el Himno de Colombia, y recibió la aprobación de los locutores deportivos: «Pasó el examen, Peter. No es fácil, porque es a capela, y entonces se le puede a uno olvidar cualquier estrofa, cualquier pedazo».

Primero: Los narradores deportivos deberían estudiar música –y español– antes de abrir la boca.

Segundo: Manjarrés cantando el Himno al inicio de una actividad, además del esnobismo, deja ver que la escogencia obedeció a parámetros no musicales.

“Pero no –dijo alguien–; vea que muchos celebraron esa interpretación”.

Entonces, tercero: Cito apartes del comentario del músico profesional Milton Nohel Sanguino Pallares: «No es mi interés atacar el vallenato y sus exponentes […] comparto un profundo cariño por él […] lo preocupante no es que esta figura del vallenato haya modulado a todas las tonalidades y explorado nuevos lenguajes musicales en su decadente interpretación; el problema de fondo es que la mayoría de colombianos no se dé cuenta de esto, y ello nos lleva al verdadero fondo del problema. Si bien la música como profesión no es la opción de muchos, su estudio y práctica ayuda a desarrollar y a sensibilizar regiones del cerebro que se ven reflejadas en el comportamiento del ser humano, y con esto a tener una mejor apreciación del arte desde lo más simple, como llevar el “ritmo” con las palmas, notar si alguien está desafinado (como le pasó a Peter), hasta elementos complejos, como forma, modo, etc.

¿Qué está pasando con la educación musical en Colombia? ¿Por qué nos estamos volviendo cada día más insensibles ante la poca y pobre educación musical en nuestro país? Cada día más instituciones educativas eliminan la música de sus currículos, sin darse cuenta de que esta es la base de todas las actividades que pueden emplear para oxigenar las demás materias. Muchas veces, el programa de música lo dirige el profesor más desocupado del colegio o al que tienen que asignarle carga académica para que sustente el sueldo […].

Artistas como Peter Manjarrés cobran millones de pesos por una presentación; lo mínimo que deberían ofrecer es calidad; pero para exigirla debemos saber de qué estamos hablando.

La educación musical en Colombia está en decadencia; no podemos dejarla morir. No importa el género; lo que importa es que se interprete correctamente.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones