Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Lunes 14 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Un héroe de 26 años

Columnista: Puno Ardila

El próximo fin de semana celebraremos un año más de vida del Festivalito Ruitoqueño de música colombiana, un verdadero héroe nacional; una insignia para el camino de muchos de nosotros; soporte y consuelo en las amargas y en las duras, y oferente y el mejor de los anfitriones para las dulces y las maduras.

Cumple veintiséis años de vida, pero llega a su edición vigésima séptima, después de haber sobrevivido a las crisis más fuertes, a férreas oposiciones y a la indiferencia álgida de un Estado para el que priman el cemento y el lucro personal.

Después, por alguno de esos momentos mágicos de Villa Leo, gobernantes de turno descubrieron lo valioso del Festivalito, y escuchando a sus consejeros comenzaron a prestarle atención a este encuentro, único de su género en el país, cuna cultural y artística de la región, promotor del talento y ejemplo de la organización de actividades para el beneficio social.

¡Maravilloso! Hoy, después de que el Festivalito ha recibido honores y distinciones del Gobierno, y ha sido declarado patrimonio cultural de Floridablanca y Santander, recibe de la Nación, el Departamento, Floridablanca y Bucaramanga sumas irrisorias que giran alrededor del 10 % del presupuesto general. Si no fuera por la empresa privada, y por la sensibilidad que por fortuna acompaña a los verdaderos líderes de nuestra región, el Festivalito sería ya parte del recuerdo, nada más.

El Festivalito Ruitoqueño ha sido capaz de sobrevivir todos estos años -la mitad del tiempo de guerra en Colombia- gracias a ese ramillete enorme de músicos, casi todos cultivados allí mismo, y gracias a un público ejemplar, modelo para cualquier escenario del mundo. Y, por supuesto, a una organización integrada por quijotes imbatibles, a costa de lo que sea.

Una vez más nos damos la bienvenida al mejor espacio para celebrar la música, la amistad, la familia, el amor, la vida; para darnos una nueva oportunidad con Nohemy, Carlos Gabriel, Luciano… tantos que ya no nos acompañarán físicamente, pero con quienes sí podremos seguir reuniéndonos allí, en La Ruitoca, en la Mesa de las Tempestades, en el festival universal de los abrazos.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad