Publicidad
Lun Dic 11 2017
23ºC
Actualizado 02:38 pm
Lunes 20 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

Cultura santandereana: ¿qué pasa con el Estado?

Columnista: Puno Ardila

Me envió este mensaje Luis Carlos Villamizar Mutis, y con gusto lo comparto:

Más que escribir sobre música es un clamor para diputados y concejales, que involucra los festivales santandereanos con más de veinte años de antigüedad: Festival de la Guabina y el Tiple, Vélez (56); Festivalito Ruitoqueño de música colombiana, Floridablanca (27); Festival Luis A. Calvo, Bucaramanga (26); Concurso de la Canción Inédita José A. Morales, Socorro (24); Abrapalabra, Bucaramanga (23); Concurso de Duetos Hermanos Martínez, Floridablanca (20). Frente a estos y otros certámenes culturales, van estas especiales recomendaciones:

- Cerciórense de cómo se hacen, cuáles son sus necesidades, cuál es su repercusión en la cultura, cómo nos ven en el mundo, y muchos etcéteras más. Recordemos que algunos de ellos son patrimonio cultural, por ordenanzas y acuerdos. Es decir, los mismos entes que reconocieron en algún momento estos festivales, ahora ni los vuelven a mirar.

- Si quieren hacer una investigación de manera objetiva, para eso están la UIS, la UNAB, la UPB… En fin, hay suficiente respaldo institucional para este tipo de valoraciones, sin duda alguna.

- Una vez hechas las investigaciones, hay que cursar los procedimientos políticos necesarios para que estos festivales reciban al menos una partida anual (sería apropiado pensar en cien millones de pesos para cada uno), con ajuste anual, sin depender de funcionarios de turno. Bastaría con que cumplieran los requisitos establecidos con la Secretaría de Cultura departamental y entes municipales.

- A medida que los demás festivales (de música, teatro, danzas y todas las manifestaciones culturales) cumplan veinte años de funcionamiento ininterrumpido, automáticamente ingresarían a esa lista para recibir el apoyo anotado.

Señores diputados y señores concejales: ¿Es esto es tan difícil? Basta únicamente con tener la voluntad de hacerlo, y podríamos estar seguros de que este proyecto sería aprobado por unanimidad: la preservación de nuestro patrimonio cultural y ustedes quedarían registrados como los promotores y los responsables de este hecho histórico.

No más carreta, no más promesas, no más rogadera, no más persecución por ayuda a los políticos de turno; es su obligación ahora poner algo de su parte: ¡nos lo hemos ganado a pulso!

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad