Lunes 10 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Martes: ¡a la calle!

Columnista: Puno Ardila

El nuevo gobierno —nuevo por lo del Duque, no por el rey— ha comenzado en tan poco tiempo a fortalecer estrategias contra uno de los dos frentes clave para la manipulación del poder: la educación.

Lo del incumplimiento con el programa ‘Ser Pilo Paga’ ya se sabía, como se sabía que habría una reforma tributaria; la estrategia del candidato era prometer a los incautos votantes que nada de esto sucedería (¿lo de ‘candidato’ será por lo de engañar ‘cándidos’?). En vez de desembolsar altas sumas de dinero para las universidades privadas, debía fortalecerse la educación pública: con todo ese dinero entregado a las IES más costosas de este país se hubiera podido mejorar el estado actual de la educación pública, en cobertura, en subsidios y en calidad. El problema hoy es que no habrá dinero para este programa, pero tampoco lo habrá para la educación superior en general, y comienza a verse el futuro de nuestra educación desde la perspectiva planteada al comienzo, como estrategia de permanencia del gobierno: menos educación y menos cultura significan más posibilidad de conservar el poder.

Entonces, ¡madera!: no solo a la educación pública, sino a los profesores, que podrían mantener la calidad de la educación si sus condiciones lo permitieran; de modo que el ataque se viene con la embestida al decreto 1279, referido precisamente a esas condiciones de los profesores, y con la reforma tributaria, que no solo pone a declarar renta a quien recibe una chichigua, sino que triplica el pago de aquellos que ya estaban tributando. Y así explica el Duque, tranquilo y sereno, en un video que “enseña” cómo se aumenta de manera infame el tributo: “Es fácil; el que antes pagaba el dos ahora paga el seis; el que antes pagaba el cuatro, ahora paga el doce, y así... tan sencillo como ‘educar’ o conseguir votos en Colombia”.

Mensæ teguméntum. De parte de los profesores, que por favor disculpen ustedes las molestias, pero que mañana saldrán a protestar por estos abusos que nos afectan a todos. No se trata de manifestaciones de izquierda; se trata de defender nuestro país.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad