Publicidad
Jue Nov 23 2017
25ºC
Actualizado 11:57 am
Lunes 24 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Voto en blanco

Columnista: Puno Ardila

¿Es cierto que el voto en blanco se suma al candidato con la mayor votación?


Dijo El Universal el año pasado: "Es falso. El voto en blanco no se suma al candidato que obtenga la mayor votación en las elecciones; el voto en blanco se contabiliza independientemente, al igual que se hace con los sufragios alcanzados por cada candidato, e incluso el voto en blanco, si es mayoría, puede conducir a la repetición de una elección".


La verdad, no se sabe con exactitud cuáles son las razones por las que mucha gente le tiene miedo al voto en blanco, y como respuesta a la apatía por los procesos electorales de nuestra cuestionable democracia, los electores prefieren quedarse en la casa viendo novelas, en vez de salir a votar en blanco, puesto que es la manera de decir que no le gusta candidato alguno. Y el problema sí es que la abstención le da mucha más fuerza a esta maquinaria electorera, que pone en los cargos administrativos y legislativos a quienes tienen una hoja de vida vacía, o llena de cargos politiqueros sin mérito alguno, o, peor aún, cargada de vicios y demandas y recomendaciones de amigos y familiares encanados o procesados por delitos contra la nación.


La respuesta del abstencionista de que el voto en blanco se suma al que gane, sería como una final de fútbol: para ganar, da lo mismo que sea por un gol o por cinco; pero eso no es cierto.


Hay que votar. Si no tenemos candidato, votemos en blanco, que es el mejor argumento. Si pensamos en que el voto en blanco se suma al ganador, y por esa razón no votamos, estamos apoyando a quienes ganan únicamente con sus votos amarrados; en cambio, si el voto en blanco gana, se hará una demostración plena de democracia y de verdadera fuerza electoral.


No debemos hacerle el juego a esta manipulación para evitar que los electores, especialmente los que son hoy abstencionistas, triunfen en las elecciones con un voto en blanco arrollador, que demuestre que la mayor parte de los colombianos está en desacuerdo con las listas de candidatos. Lástima que dentro de ese juego ahora se plantee que a quienes se registren como impulsores del voto en blanco se les retribuya en dinero por cada uno de ellos, porque ya caerán los avivatos, que luego vendrán con la propuesta de que se les pague a quienes impulsen la abstención, y así las maquinarias seguirán ganando por punta y punta, como la famosa lotería aquella.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (7 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad