Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Lunes 05 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Apuntes para la reforma de la educación

Columnista: Puno Ardila

Por supuesto que toca reformarla, desde la etapa preescolar hasta el nivel superior, porque toda nuestra educación está contaminada, abandonada, desahuciada.


Desde la escuela se fomentan malos hábitos, como copiar y pegar de Internet, y no hay exigencia de parte de los profesores por la investigación y la produccion de textos analíticos a partir de la realidad. Los docentes saben esto, y aún así ponen buenas calificaciones (eventualmente bajan la calificación porque la portada no tiene colores). Los profesores ponen a los estudiantes a "analizar" un libro cuyo resumen se vende en la calle, así que entregan un trabajo de un libro que nunca leyeron, a un profesor que tampoco leyó el libro, y este ni revisa el texto. Al final, buenas calificaciones, y todos contentos.


La educación debe enfocarse al logro de habilidades en resolución de conflictos, competitividad, mejoramiento, trabajo en equipo, investigación, creatividad y valores y compromisos con la comunidad y con el medio ambiente. La educación debe enseñar a pensar desde un contexto colombiano, no extranjero, porque desde las instituciones educativas, y en ellas por medio de sus actividades lúdicas y académicas, se está rindiendo veneración y tributo ideológico a naciones dominantes, especialmente a los Estados Unidos.


Es importante sacar la educación religiosa de los planteles educativos, porque los niños no deben ser obligados a recibir ninguna doctrina hasta que tengan edad suficiente para indagar y elegir; lo que se está haciendo, en vez de motivar el pensamiento y la espiritualidad, es convertir futuros prosélitos para escuelas de pensamiento contrarias a los propósitos iniciales, sencillamente, por el rechazo natural a la "obligación" de la fe. En cambio, deben incluirse en los programas educativos temas que nunca debieron salir de la escuela, como civismo y urbanidad (pero no la del exagerado Carreño), y dedicar parte del horario a la práctica de la lectura y la asistencia a la biblioteca.


La educación debe ser obligatoria, y debe ser obligatorio el servicio social como posibilidad del joven frente al servicio militar obligatorio.


Es necesario reflexionar sobre los temas que se enseñan en la actualidad y replantear, por ejemplo, el uso de la calculadora para revisar resultados, después de conocer y utilizar la lógica para resolver situaciones y problemas, de modo que pueda encontrar respuestas desde diferentes posibilidades; o analizar la importancia de aprender de memoria la tabla periódica de elementos, que, además de ser útil para llenar crucigramas, no sirve más que para torturar estudiantes y generarles odio por la asignatura.


Hay mucho por decir. Nos vemos la próxima semana.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad