Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 03:17 pm
Lunes 12 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Apuntes para la reforma de la educación II

Columnista: Puno Ardila

Una reforma de la educación debe tener en cuenta la verdadera importancia de temas como logaritmación, balanceo de ecuaciones químicas, seno, coseno, tangente y cotangente, la célula y sus mitocondrias, teoría de conjuntos, o teoría gramatical, que hoy todavía no entiendo de qué sirve recitar un verbo en pretérito pluscuamperfecto, si no sé leer ni escribir.


Cómo no pensar en un sistema educativo que, de acuerdo con las capacidades individuales, pueda especializarse y profundizarse de manera paulatina en los temas que más "encarretan". Eso de que "todo lo que uno aprende es bueno", en términos académicos lleva únicamente a la dispersión total; en cambio, si estudian lo que les gusta, pueden disfrutarlo y sobresalir en lo suyo (al que le gusta le sabe…). A los jóvenes hay que canalizarlos y enfocarlos desde pequeños; es este precisamente el reto del sistema educativo para evitar la deserción y para lograr profesionales comprometidos con el ejercicio intelectual, y no seguir calificando mano de obra barata y produciendo profesionales mediocres que consiguen un título copiando y pegando de Internet; que no han aprendido a investigar ni a cuestionar su realidad, mucho menos a ser partícipes de esa realidad.


Nuestro sistema educativo debe supervisar más los colegios que dedican su año académico organizando bazares, desfiles de moda y espectáculos musicales con pretensiones de Broadway, mientras los estudiantes nadan en una irritante ignorancia. En cambio, debe perseguir menos la "intolerancia" de los profesores frente a las "opiniones personales" de los estudiantes, unas babosadas amparadas en el "libre desarrollo de su personalidad", como si las matemáticas, la geografía o la gramática tuvieran que someterse a posiciones individuales sin criterio alguno.


La contratación debe ser clara para que las instituciones educativas tengan profesores de planta, y no como hoy, que sus tres cuartas son profesores de cátedra, sin seguridad laboral alguna, que van y vienen de acuerdo con el agrado de directores con criterios viscerales o económicos, pero sin fundamentos académicos. Hoy se contrata a un ignorante como profesor de Filosofía, sencillamente porque tiene el título –sin ofender– de abogado, comunicador o zootecnista, mientras –pongamos por ejemplo– alguien como Estanislao Zuleta tuvo que marginarse; es decir, puede nombrarse a quien tiene un título (un título cualquiera), pero no puede nombrarse a quien sabe de verdad. Y debe haber valoración y cualificación periódica, de modo que el investigador enseñe investigación, el científico, ciencia y el escritor, escritura.


Falta aún hablar seriamente de muchos temas sobre una verdadera reforma educativa; no dejemos perder este primer paso que dieron los estudiantes.

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (7 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad