Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Lunes 19 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Metidas de pata

Columnista: Puno Ardila

Algunos hechos, a veces aparentemente sin importancia, suelen desviar de manera notable el curso de la historia, aunque en principio no hayan sido más que metidas de pata, o que aparenten serlo.


La historia que plantea JJ Benítez en Caballo de Troya afirma que Judas obedeció el acuerdo con Jesús, y que a pesar de presagiar las consecuencias, acató lo planeado por este par de buenos amigos, aunque no pensaba que el Nazareno fuera a terminar crucificado, sino que recibiría cuando más una amonestación (si el castigo hubiese sido leve y no la cruz, ¿existiría el cristianismo?).
Juan Manuel Galán, que no se ha reivindicado aún con los colombianos, clavó una frase en su discurso de despedida para su padre, y resultó elegido presidente Gaviria, que ni galanista era.
A un periodista que se le dio por mostrar con curiosidad y hasta burla cómo en este país democrático hasta un embolador puede inscribirse como candidato al concejo; y como respuesta del inconformismo por los politiqueros colombianos, los bogotanos eligieron a un personaje cuyo aporte más evidente al concejo de Bogotá es que dio ejemplo de lo que no debe ser un concejal.
La última metida de patas histórica es la del estudiante universitario que “encontró” la inconsistencia durante el nombramiento de la fiscal Morales.


La diferencia que puede haber entre unos y otros es que algunos han sido de manera desprevenida, o al menos eso queremos creer todos, como las metidas de pata de Galán pro Gaviria y la de la prensa a favor del embolador. En otros casos, como el de Judas, por ejemplo, prima el hecho de que detrás de estas acciones hay un plan coordinado de manera inteligente; no se hacen porque sí, y ya. ¿O puede uno creer que de verdad este estudiante se haya movido por sí solo en un propósito de tal magnitud, cuando se sabe que tiene tan cerca, dentro de las aulas mismas de su desconocida universidad, al perverso monje de una frustrada dictadura que insiste en el regreso, pero que mientras tanto organiza todo tipo de aquelarres para evitar que sus secuaces sean alcanzados por la justicia verdadera?


Ahora, ¿como andará la conciencia de este pobre muchacho (y ahora tal vez no muchacho pobre), después de que por su pluma se inició un corto proceso que terminó en la caída de la fiscal Vivianne Morales, la única persona que les ha respirado en la nuca a los integrantes de esta banda de políticos que tanto daño quieren seguir haciéndole al país?

Autor:
Puno Ardila
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (11 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad