Jueves 01 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Deforestación…

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

José Celestino Mutis, botánico español y padre de la Real Expedición Botánica en el Virreinato de Nueva Granada, así como Carlos de Linneo naturalista sueco, autor de la Philosophia Botánica, fueron contemporáneos y amigos durante sus vidas. Los trabajos en el campo de las plantas y la flora emprendidos por ambos, constituyen un aporte científico mundial en la defensa del medio ambiente. Su nutrida correspondencia es un tesoro para los investigadores de nuestro hábitat. Pues si hoy resucitaran y observaran la debacle natural que azota y desangra al mundo, y en particular Mutis con lo que ocurre en Colombia, de inmediato volverían a sus tumbas agobiados de dolor y tristeza. Allá por lo menos descansan en paz y no tienen que soportar las crónicas cotidianas que dan cuenta del desastre en las selvas, bosques tropicales y páramos, saqueados por bandas criminales que están acabando de manera descarada con todo el entorno natural, mientras al parecer las autoridades ambientales miran de soslayo lo que ocurre, sin que conozcamos acciones contundentes y sancionatorias emprendidas contra esos delincuentes.

En verdad hay mucha cobardía o intereses proclives para denunciar las citadas conductas irregulares. Hace pocos días este diario refirió como tal catástrofe se viene presentando en zonas aledañas a los municipios de Landázuri, Bolívar, Cimitarra y San Vicente de Chucurí, acompañando la información con una fotografía donde aparecen unos inmensos troncos de árboles en el piso, seguramente de maderas muy finas apetecidas por traficantes de las ciudades capitales. Un individuo no identificado pasa a su lado y se ve diminuto en comparación con lo deforestado. A los ciudadanos nos interesa conocer qué se está haciendo para controlar e impedir ese negocio ilícito. Los santandereanos cada día nos sentimos más abrumados de saber que ante hechos tan evidentes y notorios no se protesta o se manifiesta con contundencia. Las circunstancias referidas encajan de manera perfecta en las disposiciones legales que ordenan a las instituciones existentes, velar y proteger los intereses colectivos en la mencionada área. ¿Será mucho pedir que se nos informe sobre las tareas que se cumplen actualmente para impedir que el narcotráfico y la minería ilegal sigan acabando con nuestros recursos naturales? Como decía Linneo “…Natura non facit saltus”. La naturaleza no da saltos. Tampoco tiene imaginación, pero es como un perro que sigue fiel al hombre.

Autor:
Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad