Jueves 15 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Periódico y periodistas

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

El polígrafo cubano Manuel del Socorro Rodríguez fundó y puso en circulación el 9 de febrero de 1791 el Papel Periódico de Santafé de Bogotá, fecha en la que se conmemora el Día Nacional del Periodismo. A pocos días de tal celebración el mejor homenaje que puede hacerse a un periódico y a sus periodistas es confirmar que con el paso del tiempo se ha garantizado la libertad de expresión a quienes de una u otra forma tienen acceso a él. Vanguardia Liberal ha respetado este postulado de manera generosa, amplia, sin restricciones, por ello su fortaleza y arraigo con la comunidad. Es uno de sus blasones más trascendentes. La prensa en su acepción moderna debe reflejar ante los ciudadanos el compromiso con la verdad y sólo con ella, aun cuando esto pueda tener sus costos.

En esta actividad la finalidad prioritaria es siempre informar, dar noticias de algo, llevar al conocimiento de otros un hecho o las causas y consecuencias del mismo, manteniendo la credibilidad en la información. En una sociedad tan corrupta y decadente como la nuestra, son actores principales en la investigación, la denuncia, el señalamiento, la pesquisa, etc. a través de sus colaboradores, sin lo cual múltiples hechos quedarían impunes o en la clandestinidad. Son el estandarte y la vanguardia de los que no tienen voz. Quien vive sin pensar, no puede decir que vive. De otra parte, tienen un rol vital en la formación de la conciencia de las personas, hacen parte de su proceso educativo porque son mediadores sociales.

Cuando olvidan ese encargo protagónico y se limitan a consultar los intereses de sus dueños o de los detentadores del poder, se desfiguran, pierden objetividad y transparencia, convirtiéndose a la postre en meros instrumentos de dominación. Si el periodismo no busca la verdad, no se interesa por ahondar en los acontecimientos y no se compromete en la defensa de la comunicación, corre el riesgo de actuar bajo los principios de la conveniencia política o económica, entregando sus banderas a quienes lideran el mando y control lo cual deriva lamentablemente en que los medios protegerían al poder y no al colectivo público. Las páginas de un diario son como las hojas desprendidas del árbol de la Ciencia y no podemos permitir que se confundan con el polvo del olvido.

Autor:
Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad