Jueves 22 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

La tragedia de florida

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

La masacre sucedida hace pocos días en una escuela superior de Parkland, Florida, es una más de las que el mundo ha conocido en un país donde se presume que la seguridad, la vigilancia, el control y el nivel de educación son un modelo para el resto del planeta. Todo lo contrario. El que un desquiciado mental como el estudiante Nikolas Cruz haya asesinado vilmente a excompañeros suyos, profesores y civiles inocentes es el fruto de una sociedad permisiva y tolerante en exceso con sus nacionales, y drástica e implacable con los que no lo son. Parodiando a nuestro escritor Gabriel García Márquez, este drama era la “Crónica de una muerte anunciada”, pues de acuerdo con los informes periodísticos a este individuo de tiempo atrás ya se le habían detectado comportamientos extraños y traumáticos, debido a su desbarajustado entorno familiar, así como un perfil personal conflictivo que las autoridades menospreciaron.

Alguien decía que el desorden es un mal hijo de la libertad. Lo estamos corroborando actualmente con esa violencia reiterada. Esta es producto de la conducta que predican los americanos cuando defienden su libertinaje a ultranza, en especial en un asunto muy controvertido como es el de las armas, sin medir las secuelas. Recordemos que en Estados Unidos existe desde 1871 la Asociación Nacional del Rifle, catalogada como la organización de derechos civiles más antigua de Norteamérica. Qué ironía! La mencionada organización tiene como principal objetivo proteger la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, donde se ratifica que “… el derecho de la población a poseer y portar armas no será restringido…”. Si esto es así, comprendemos el por qué este criminal adolescente tuvo la posibilidad limpia y abierta de adquirir sin mayores requisitos un rifle R-15, elemento peligroso y mortal para usarlo indiscriminadamente contra otros de sus congéneres. Si alguien tiene el aval de una Constitución Política para “armarse hasta los dientes” y además es defendido por una asociación de ese calibre, no nos extrañemos que puedan seguirse presentando matanzas como la mencionada. El presidente Bill Clinton durante su mandato quiso ponerle talanquera a tan nefasta permisividad, pero esa agrupación con el actor Charlton Heston a la cabeza, se le vino encima y lo sacaron correteando. ¿Qué podemos esperar entonces el resto de mortales?

Autor:
Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad