Publicidad
Sáb Sep 23 2017
20ºC
Actualizado 08:28 am
Jueves 26 de Enero de 2012 - 12:01 AM

El terrorismo

Columnista: Rafael Gutierrez Solano

Los momentos aciagos que han acosado y atormentado al mundo civilizado y que aun siguen presentándose en diferentes regiones, deben servir para meditar sobre el rol que deben cumplir los gobernantes de las sociedades libres y democráticas para enfrentar con éxito la endemia del terrorismo. Se trata de una lacra difícil de erradicar por lo sorpresivo de los ataques, la cobardía que ellos involucran y la sofisticación tecnológica de buena parte de los atentados. Quienes integran y patrocinan estos grupos no defienden la vida, sino sus causas, en su mayoría erráticas y abominables. Las sociedades y sus dirigentes no pueden contentarse con las explicaciones triviales que identifican a estos grupos fundamentalistas. Hay que confrontarlos con legislaciones fuertes que conlleven condenas drásticas, como la cadena perpetua o la pena de muerte.

Debe revisarse el tema de los derechos humanos en relación con los crímenes de lesa humanidad, los cuales no pueden prescribir ni ser amnistiados ni indultados. Quienes son sus autores o los patrocinen deben ser juzgados por Cortes Internacionales respaldadas por legislaciones de ese mismo perfil, aprobadas por los países que defienden la libertad y la democracia. Así impediremos que aparezcan organizaciones que tengan el descaro de exigir indulgencia para estos criminales.

El terrorismo no tiene fronteras, por ende las organizaciones que han sido catalogadas por la comunidad internacional como tales (Farc y ELN, entre otras) deben ser perseguidas y sus jefes capturados para que paguen por sus delitos en cualquier país del mundo en donde busquen refugio. Si los legisladores de las naciones que integran el gran concierto del mundo que creen y hacen respetar los principios y derechos fundamentales, se unen para expedir normas que involucren los componentes anotados, la sociedad internacional estará dando un importante paso en la lucha contra los que promueven comportamientos tan infames como los que en los últimos meses se han dado en Departamentos como el Cauca y el Tolima, donde perecen de manera inocente, incontable número de personas ajenas a estos conflictos.

La propuesta que escuché por la radio de uno de estos grupos terroristas, en el sentido de que el canje sea incluido en nuestra Constitución Política, produce en cualquier ciudadano hilaridad o risa, pues sería la institucionalización del secuestro, por la sencilla razón de que esas bandas lo que han canjeado durante todos estos años, son personas forzadas a vivir en cautiverio, es decir, secuestradas. Son mensajes de gentes que desconocen el mundo actual, porque han vivido durante muchos años escondidos en la manigua.

Autor:
Rafael Gutierrez Solano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad