Publicidad
Lun Sep 25 2017
26ºC
Actualizado 01:55 pm
Viernes 07 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Grímpolas

Columnista: Ramiro Blanco Suárez

Bucaramanga es ciudad inclinada a la formación de comisiones promovidas para el estudio de acontecimientos pretéritos o para la prospección de obras futuras enriquecedoras de la comarca. En estos días volvimos más que otras veces a los estornudos venidos de los papeles viejos, digamos que con ocasión de la fundación del Colegio de las Hermanas de la Presentación en 1891, con las oportunas apreciaciones del escritor don Fabio Torres Barrera y el recuerdo de los hechos del 7 y 8 de septiembre de 1879 signados en la analítica palabra de don Gustavo Galvis Arenas, historiógrafo de "La Culebra Pico de Oro" enardecida ante los comerciantes Hermán Hederich, Christian Golkel y José María Valenzuela; y en el interesante repaso de la "Historia del Consulado de Alemania en Bucaramanga" que estudió de nuevo doña Gloria Serpa Flórez de Kolbe. Así sigue la Academia exaltando su misión intelectual e histórica.


***


Ocasionalmente, dentro del mismo procurar, visitamos con el hijo Rafael, antiguas y cercanas anexidades del Ferrocarril de Puerto Wilches, estratégico conductor del río de La Magdalena al centro del Departamento de Santander, puerta y medio de transacciones comerciales e intercambios personales a niveles nacional y continental, de formidables y convenientes consecuencias sociales y económicas. El Ferrocarril fue por décadas actividad encomiable de los santandereanos. Si había Ferrocarril no se necesitaría más nada y esa sería la cuota para nuestra liberación definitiva. En los finales de la prosecución intensa se leyeron los editoriales vigorosos de nuestros primeros diarios y los balcones de los edificios de dos pisos se atestaron de oradores y los alineados parques de oyentes respaldando decisorios la apertura de la kilométrica ruta sembrada de esfuerzos y, por qué no decirlo, de cadáveres. En sus orillas esforzados ganaderos montaron sus empresas. Hasta un día que nadie sin saberlo se acabó, lo sacaron en pedazos y su territorio se invadió a lo largo de dehesas y estaciones en las que no se sabía qué pasaba. Y aún no se ha sabido y los santandereanos encabezados por la memoria del COMITÉ, de los 13 aún nos preguntamos: qué pasó con el Ferrocarril de Puerto Wilches? Hoy, optimizado, sería la llamada "Super Vía" de que tanto se habla construir, a más del formidable espacio turístico al Río de la Magdalena!

Autor:
Ramiro Blanco Suárez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad