Publicidad
Sáb Sep 23 2017
20ºC
Actualizado 08:36 pm
Jueves 31 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Cómo me duele Venezuela

Columnista: Ramiro Serrano

Los de mi generación sentimos a Venezuela como el vecino rico. Los Santandereanos íbamos de paseo a la frontera para traer mercados; en Cúcuta y Pamplona toda la economía se movía gracias al hermano país; los Colombianos viajaban a buscar alternativas de trabajo ya que siempre había espacio para el extranjero que quisiera producir y hacer grande a este país de tanta riqueza.

Hoy por lo que podemos visualizar vemos a nuestros hermanos aguantando hambre debido a que no tienen alimentos, ni drogas; un país que matan o ponen preso a quien piensa diferente, que los medios de comunicación son censurados y expulsados del país debido a que informan lo que está sucediendo, donde la expropiación es materia prima para evitar inversiones, donde se pelea con todos los países para justificar la ineficiencia y que desangran económicamente al país su clase política y sus únicos ingresos están fundamentados en el delito.

No podemos entrar a señalar que sea la izquierda o la derecha la salvación; ya que estamos hablando de una dictadura donde los derechos fundamentales de los ciudadanos no importa; sino el pensamiento del dictador que impone y nombra a su acomodo pasando por encima de la misma constitución.

Mas bien preguntémonos porque llegó un país tan rico a consumirse con ese estilo de gobierno?. La respuesta es muy clara: cuando un pueblo está cansado de que sus gobernantes se enriquezcan de la política y que los intereses de ellos son más importantes que los colectivos; es cuando termina el pueblo escogiendo al candidato que habla bonito, que manifiesta que va acabar la corrupción y va a velar por los menos favorecidos. Es ahí cuando se posesiona un candidato que puede acabar cualquier fortuna y país.

Ojalá que Colombia no caiga en el mismo error de nombrar gobernantes que se escogen por su apariencia personal o discurso, a sabiendas que estamos firmando nuestra clausula de muerte. Es necesario entender que no es culpa de la izquierda, sino de un país que por estar mal gobernado sus ciudadanos escogen al menos peor.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad