Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm
Jueves 07 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Construyendo sin licencia

Columnista: Ramiro Serrano

Hemos estado mal acostumbrados al considerar que tenemos derechos absolutos sobre los bienes inmuebles que son de nuestra propiedad. Por tal motivo demolemos, construimos, nos tomamos el espacio público, usamos los inmuebles para fines diferentes a los autorizados en los Planes de Ordenamiento Territorial y de la misma licencia urbanística. En fin, realizábamos cualquier tipo de construcción y adecuación sin diligenciar la respectiva licencia. Esto cambió sustancialmente con el nuevo Código de Policía donde en su artículo 135 se empezó a proteger el urbanismo en las ciudades que anteriormente se encontraba acéfalo.

Este control policivo se encuentra respaldado con multas que llegan hasta los doscientos salarios mínimos legales mensuales vigentes dependiendo del estrato donde se cometió la infracción, el área intervenida y el espacio, como el uso donde se hizo la intervención. Se adelanta medio de un proceso verbal sumario que nunca llegará a ser superior a un mes.

Todas estas medidas que las consideramos muy importantes para la planificación de la ciudad, no deben adelantarse sin realizar una difusión sobre ellas, ya que esto en vez de educar lo único que genera es un malestar social, especialmente cuando no existen directrices para poderlas cobrar en una forma proporcionada y equitativa como lo establece el debido proceso.

Además, la falta de conciencia social por el urbanismo no puede lograrse simplemente con sanciones, sino educando a los ciudadanos de su importancia. Hoy vemos cómo se persigue a quien adelanta obras pequeñas, pero es necesario realizar un mayor control municipal para quienes verdaderamente están obstaculizando el crecimiento y la planificación de la ciudad.

Desde estos renglones consideramos que estas sanciones son fundamentales para que una ciudad crezca ordenadamente y sea viable, pero es necesario entrar a reglamentar los tipos de sanciones urbanísticas para que no quede al capricho de un inspector su imposición, pudiéndose convertir en una mala práctica por quienes tienen que ejercer esta loable labor.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad