Jueves 26 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Mucho ruido

Columnista: Ramiro Serrano

Uno de los problemas más comunes en propiedad horizontal son los ruidos que ocasionan sus residentes: por una parte están los copropietarios que atentan contra la tranquilidad al tener los equipos de sonido, televisores y hasta la comunicación en tono inapropiado y por otra el residente que se fastidia por todo y considera que si el vecino camina en su unidad inmobiliaria está alterando su convivencia, cuando efectivamente es él, quien no tiene ni un mínimo grado de tolerancia.

En Colombia se han tenido normas para evitar el abuso por el ruido, una fue la resolución 627 de 2006 donde se medía por decibles los máximos permitidos en los sectores de una ciudad, por ejemplo, para las zonas residenciales no se podían superar los 65 decibeles. Pero hoy, con el nuevo código de policía, se establece que uno de los comportamientos que afectan la tranquilidad de las personas es “Cualquier medio de producción de sonidos o dispositivos o accesorios o maquinaria que produzcan ruido…”; es decir, se cambió la medición de decibeles, con la simple apreciación policiva de que se está alterando la tranquilidad de las personas, dándoles facultades para realizar interrupción eléctrica cuando no se haga caso al requerimiento de la policía.

Es necesario aclarar que en propiedad horizontal no se requiere de la autorización de la policía para el ingreso y hacer respetar la tranquilidad por razón del ruido ocasionado a los vecinos. Pero nos preguntamos si en el sector de Cabecera, donde ha existido tanto conflicto entre establecimientos nocturnos y residentes, se está aplicando esta norma en respeto a aquellas personas que necesitan dormir para al siguiente día ir a su trabajo. ¿Será que estamos siendo alcahuetas dándole alcances exagerados al derecho al trabajo y olvidando el derecho a la tranquilidad y el respeto de los residentes que viven en dicho sector? Esperamos que esta norma no sea aplicada simplemente a los que esporádicamente la incumplen, sino muy especialmente, contra aquellos que en forma diaria violan el derecho de un colectivo.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad