Publicidad
Dom Oct 22 2017
25ºC
Actualizado 04:07 pm
Jueves 13 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Nueva retención para trabajadores independientes

Columnista: Ramiro Serrano

El Estado, dentro de su política de generar y formalizar el empleo, sacó avante la Ley 1429 de 2.010 mediante la cual estableció como incentivo para los trabajadores independientes, la facultad de aplicar la misma retención en la fuente del sector trabajador, decisión que fue ratificada por la Ley 1550 de 2.011. Esta última fue reglamentada el 28 de Septiembre por el Decreto 3590 de 2.011. Se observa lo siguiente:

1.Este beneficio tributario sólo aplica para los trabajadores independientes que mensualmente perciban por prestación de servicios, sumas inferiores a 300 UVT (la base para el año 2.011 de cada UVT es de $25.132), es decir, ingresos inferiores a  $7.539.600; a los que excedan este valor se les hará la retención del 10%.

2.Esta tabla varía según los ingresos. Los trabajadores independientes que por ejemplo, ganen mensualmente menos de $4.473.496 (178 UVT), se les retendrá el valor del 4%; si ganan mensualmente menos de $2.387.540 (hasta 95 UVT), no se les hará ningún tipo de retención; pero si se acercan al valor de los 300 UVT, la retención puede llegar hasta el 17.34%.

3.El trabajador independiente debe notificar al contratante, dentro de los primeros cinco días de cada mes, que cumple con las condiciones y topes previstos en el citado decreto, para la obtención del beneficio. Surge entonces la situación de que el trabajador independiente no notifique dicha solicitud o la realice extemporáneamente. Al ser esta una exigencia legal, deberá aplicársele la retención del 10% y evitar con esto, además, el incumplimiento contractual.

4. De otra parte, en el informe deberá relacionar los honorarios percibidos de otros contratantes durante cada mes, para que se verifique que no pasa de los topes exigidos.

Acorde a nuestra idiosincrasia, es muy difícil que el trabajador independiente revele lo que cobra a los demás clientes y especialmente cuando no se tiene estandarizada una política de precios. Con base en lo anterior, se debe analizar la conveniencia o no de esta exención, no sea que salga lo roto por lo descosido.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad