Publicidad
Jue Sep 21 2017
25ºC
Actualizado 11:41 am
Jueves 10 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Garantías para el consumidor

Columnista: Ramiro Serrano

En estas épocas en que el Estado se encuentra febrilmente realizando reformas legislativas, surge el Estatuto del Consumidor, expedido bajo la Ley 1480 de 2011, que se convierte en una herramienta muy garantista a favor del comprador y muy exigente tanto para el vendedor como para el productor.

Una de las tantas cosas en que se defiende al consumidor se refiere a los términos de las garantías; es así que para venta de bienes muebles nuevos es de un año y para los productos usados de tres meses, cuando no se hubiere pactado un término diferente. En los bienes inmuebles, la garantía por estabilidad de obra es por diez años y para los acabados de un año. En esto se delega al Gobierno Nacional, para que dentro de los seis meses siguientes reglamente esta ley, mediante la cual se establezca un vademécum para incluir el mínimo de garantías legales.

Con esta reglamentación se está abriendo el camino para unas nuevas normas en la venta del usado; se están aumentando las condiciones de calidad en la venta de lo nuevo, ya que obliga tanto al vendedor como al productor a que especifique las características del producto o se verá obligado a responder por los estándares de calidad establecidos por el comprador; se exige al vendedor y al productor crear un manual de uso para el producto que comercializa, a fin der evitar hacerse responsable por su mal manejo; también prohíbe la publicidad engañosa, de ventas atadas y no admite que el consumidor cancele precios superiores a los ofrecidos en venta.

El incumplimiento de las normas básicas que deben atender tanto los productores como los vendedores en todos los aspectos de la ley se encuentra sancionado con multas que empiezan con topes de 2000 salarios mínimos legales mensuales, hasta el cierre del establecimiento de comercio, dándoles facultades para ello a las alcaldías y a la Superintendencia de Industria y comercio para ejecutarlas.

Por eso, esta normativa es de obligatoria lectura para todo ciudadano, porque las reglas de juego cambiaron para todos los canales de comercialización y producción.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad