Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 09:59 pm
Jueves 22 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Socialización del subsidio de transporte

Columnista: Ramiro Serrano

Por consenso, el incremento salarial para el año 2012 se estipuló en un 5,8%, no pudiendo así ganar ningún colombiano menos de $566.700; y para el subsidio de transporte el 6,6%, siendo obligatorio el pago de $67.800 mensuales, para aquellos trabajadores que ganen menos de dos salarios mínimos legales.


Con estos dos rubros el trabajador deberá cubrir sus necesidades básicas, convirtiendo el subsidio de transporte (que es un "subsidio") en un ingreso salarial. Desde luego, éeste concepto no cubrirá los gastos de movilidad para el grupo familiar.


Ahora, por mandato constitucional, el Estado debe facilitar la movilidad de todas las personas dentro del territorio nacional, viéndose que cada día esto se hace imposible.


Muchas de las personas, por razón de sus ingresos, no pueden utilizar el transporte masivo; las empresas de transporte se quejan, porque no llegan a sus puntos de equilibrio; otros utilizan este subsidio para llenar las calles de vehículos (carros y motos), para con ello poder solventar su necesidad de movilidad, y el Estado invierte en tibias obras viales que nunca van a generar una verdadera solución a este flagelo social; pues según estudios realizados, se dice que en el 2020 la velocidad, según la densidad operativa vehicular de nuestra ciudad, será de cinco kilómetros por hora.


Según datos del DANE, difundidos el 30 de noviembre de 2011, la ciudad de Bucaramanga tiene 539.000 personas trabajando. Si tomamos estos empleos como estables, diríamos que en esta ciudad se cancelaría para todos los trabajadores la suma de $36.544’200.000 por razón de subsidio de transporte; que acompañado del enorme presupuesto estatal para la inversión en vías, descontaminación y la obligación de la movilidad que por mandato constitucional le corresponde al Estado, más otra pluralidad de ítems, podría hablarse de una "socialización del transporte", de donde se colige que el Estado sí podría ofrecer este servicio público en forma masiva y gratuita, percibiendo para sí y reinvirtiendo el equivalente a estos ingresos, como emolumentos tendientes a cubrir las necesidades del transporte y la movilidad de todos los ciudadanos, mejorando nuestra calidad de vida.

Autor:
Ramiro Serrano
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad