Viernes 22 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Raul Pacheco
Patrocinado por:
Sábado 09 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

El conservatismo colombiano y la suerte del liberalismo del Reino Unido

Autor: Raul Pacheco

Al partido conservador colombiano le puede pasar lo mismo que al partido liberal del Reino Unido: desaparecer de la escena política luego de ser junto con el partido conservador los partidos mayoritarios y los ejes determinantes del juego democrático, alternándose en el poder por muchos lustros.

El partido liberal del Reino Unido había sido creado por Lord Palmerston en 1859 cuando los viejos whigs se fusionaron con las demás fuerzas liberales para crear el partido liberal. Y durante más de un siglo se disputaron con el partido conservador, heredero de los viejos tories, el poder del  Reino Unido. Pero ese partido liberal así  conformado fue languideciendo ante el avance del partido laborista, que prácticamente lo fue desplazando de esa posición política de izquierda hasta liquidarlo. Los restos en todo caso se unieron luego a los socialdemócratas y crearon en 1.988 el partido liberal democrático, que solamente se ha mantenido a base de papeles de relleno para hacer coaliciones, bien con el laborismo o con los conservadores, para tratar de morder algo de poder. Es por lo tanto un partido residual que perdió la antigua trascendencia. Esto le puede pasar al partido conservador colombiano, que de ser uno de los ejes de la política colombiana desde el siglo XIX ha ido perdiendo tanto terreno, que hoy se encuentra asumiendo el papel de dama de compañía de quien llegue al poder: bien el expresidente Uribe o  bien el presidente Santos. Al partir cobijas el expresidente Uribe y el presidente Santos, los conservadores de quedaron de uno y de otro lado. Con Uribe se fueron Alfredo Ramos, Martha Lucía Ramírez, Laufourie, Enrique Gómez Hurtado, Mariano Ospina Hernández, Ignacio Valencia, entre otros. Mientras con Santos se fue la mayoría de la bancada conservadora, el directorio actual y los ministros como Rodado Noriega, Echeverry, Juan Camilo Restrepo y no sabemos con quién se encuentre el grueso del partido conservador. Lo cierto es que está en la encrucijada porque el estado mayor se dividió  y se partió en las dos vertientes. Entonces no hay bríos como para tratar de formar una tercería y enfrentar tanto a uribistas como a santistas. Ahí se presenta la alternativa hamletiana de ser o no ser. Bajarse del gobierno e irse en una fuerza independiente no está en los planes del directorio ni de los altos funcionarios conservadores. Encontrar un candidato presidencial de unión que aglutine todas las fuerzas es difícil encontrarlo por  la polarización entre santistas y uribistas. Luego todo parece indicar que cada quien se irá con la fuerza de su preferencia y el partido conservador se encontrará en la misma situación en que se encontró el liberalismo del Reino Unido y que lo constituyó en un partido marginal, residual. Se convierte pues, en un partido coalicionista.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (9 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones