Miércoles 26 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Raul Pacheco
Patrocinado por:
Sábado 16 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

¿Cómo se “fabrica” un presidente?

Autor: Raul Pacheco

Un candidato presidencial lo suficientemente fuerte como para resultar elegido debe tener en cuenta principalmente dos cosas: una, la opinión pública, y la otra, las maquinarias políticas. De  ahí que hay candidatos que por el solo impulso de la opinión pública resultan elegidos, sin necesidad de que las maquinarias de los partidos se pongan a hacer su oficio. Y al contrario, cuando la opinión pública no se manifiesta, bien sea porque esté anestesiada, porque no le llaman la atención los candidatos convocados o por cualquier otro motivo, se desentiende y deja  que las maquinarias de los partidos operen con todos sus fierros. Resulta fácil hacer un escrutinio de los presidente elegidos para darnos cuenta cuáles fueron elegidos a base de pura opinión o por el contrario, a base de una imposición, bien sea de los partidos o de corporaciones o entidades lo suficientemente fuertes como para montar un negocio de ese tipo. A uno no le cabe duda alguna de que el expresidente Julio César Turbay Ayala fue elegido a base de pura maquinaria, por la destreza y el conocimiento que él tenía del manejo de la maquinaria. No porque desde lo más profundo del alma del pueblo hubiera brotado, como cualquier bolero que se respete, como letra y música de sus inquietudes.. En cambio, presidentes como César Gaviria sí le deben su elección a la opinión pública, pues entre otras cosas, ese era el turno presidencial que le correspondía  a Luis Carlos Galán. Lo mismo fue el caso de Belisario Betancur  y de Andrés Pastrana, que en base a un partido minoritario como el conservador, lograron el apoyo de esa opinión pública que hizo posible la elección. No así  Ernesto Samper, fruto de la maquinaria y de los arreglos entre clanes.

Los presidentes del Frente Nacional, todos fueron fruto de la maquinaria de los dos partidos reunidos, sin que dejaran espacio para los demás. Ahí todo iba amarrado y fue producto  de acuerdos y convenios entre las estructuras dominantes de los partidos, que se cumplió  en  cuatro turnos presidenciales. Alberto y Carlos Lleras, Guillermo León Valencia y Misael Pastrana Borrero. En cambio, la elección de Álvaro Uribe obedeció  a un movimiento de opinión muy fuerte contra la guerrilla, por ofrecer el candidato la mano dura que ejerció  durante los periodos de su gobierno. 

Eso en cuanto a la primera candidatura, porque en la segunda, si ya fue fruto de la maquinaria  manejada dese el poder, con el suficiente respaldo en el Congreso y la mayoría de la clase política.  Y el ultimo turno de Juan Manuel santos también es fruto de la maquinaria, pues su candidatura fue auspiciada por el gobierno, al no poder cuajar el tercer periodo para el presidente Uribe, que tuvo que conformarse con un hipotético poder en cuerpo ajeno que no cuajó.  Ahora, si se disponen de las dos cosas, la maquinaria y la opinión publica, pues se va en coche.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (6 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones