Publicidad
Jue Nov 23 2017
20ºC
Actualizado 06:32 am
Sábado 26 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Del país del Sagrado Corazón al del “Ñoño” Elías

Columnista: Raul Pacheco

El “Ñoño Elías” cuando estaba en la primaria de Sahagún no pensaba que partiría en dos la historia del país. Si bien García Márquez nos había adelantado un tanto en el conocimiento de ese Macondo mágico, ahora el Ñoño Elías nos da una versión más actualizada, modernizada, de acuerdo con los últimos cánones éticos.

Antes nuestros presidentes tenían que vender los sueldos para poder subsistir, como es el caso de Marco Fidel Suárez, a quien le cayó implacable Laureano Gómez para hacerlo trizas en debates espectaculares. Ahora el sueldo es lo de menos para el Ñoño Elías: apenas le alcanza para los gastos de bolsillo porque para lo demás están las coimas por gestiones ante la administración pública. Pero las cosas no se dan solas ni se producen de la noche a la mañana, se trata de un lento proceso de acumulación cultural, de familias por largo tiempo asentadas en el poder regional que aprenden la técnica de volver billete todo lo que tocan. La cultura de la comisión, que viene desde los abuelos y que se hace perentoria, llena de matices eso sí, como en el caso del Ñoño Elías, quien tiene un carisma especial, según él, una simpatía innata que le permite presentar lo impresentable, de envolver cualquier propuesta por indecorosa que sea en papel celofán. Aquí todo es eficiencia, pericia, audacia, cinismo, como el del expresidente Samper que ahora se lava las manos de su paso por la secretaría de Mercosur, en donde fungió como vocero del régimen chavista y logró empantanar el proceso venezolano con la intervención del Papa, para darle aire al gobierno de Maduro que estaba contra la pared, acorralado por la oposición. Todo hecho con gracia, como son las cosas del Ñoño Elías. Ya desde la pila bautismal se establece un vínculo de sangre con el contrato y le dan un baño de agua y le salan la lengua, como señal de un pacto para toda la vida. Se imagina uno los regalos de primera comunión: un par de novillos de raza, un caballo pura sangre y un contrato. Son escuelas en donde el talento para el negocio se da solo, en donde los genes pasan de generación en generación sin que se interrumpa su ciclo productivo. Hoy el país del Sagrado Corazón se sonroja a lo lejos, mientras el país del Ñoño Elías emerge a sota vento, como decía Ortega y Gasset.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad