Publicidad
Mar Sep 26 2017
22ºC
Actualizado 06:30 am
Sábado 02 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

¿Qué busca el Fiscal?

Columnista: Raul Pacheco

El actual fiscal Néstor Humberto Martínez es un personaje omnisciente: está en todas partes. En la empresa privada o en los cargos públicos. Inclusive se crean cargos especiales para él como el superministerio en la presidencia de Juan Manuel Santos, a donde llegó pero con el objeto de estar en otra parte: porque cuando estaba en el gobierno, todo el mundo sabía que estaba buscando la Fiscalía. Y tejió la malla con tal maestría que fue elegido fiscal, con todos los honores.

En un principio pareció ser una ficha del Presidente, porque tan pronto comenzaron las acusaciones del senador Bula él se anticipó a absolver al gobierno y dejar la cosa en manos del Consejo Electoral, que es una oficina administrativa y no judicial. Pero lo que más intriga es el afán de llegar a la Fiscalía. Parecía que ya no llegaba, según el afán que se le salía por los poros. El sabía o intuía que en la Fiscalía estaba la jugada, que por la Fiscalía irían a pasar muchas aguas sucias a las cuales se debía anticipar, o estar ahí al menos, para hacer algo, o tratar de hacerlo. Y así fue, de los Estados Unidos empezó a llegar información sobre los negociados de Odebrecht y puso el oído y luego las manos para activar su capacidad de investigación. Y se encontró con lo que buscaba: es decir, que había un entuerto de la madona en donde no se salvaba nadie. En que la campaña de Santos había recibido dinero y nada menos que el zar anticorrupción, el doctor Moreno, estaba más untado de lodo que la iglesia de Armero luego de su deslizamiento. Y si en un primer momento tuvimos la sensación de que el Fiscal obraba de acuerdo con el gobierno, al fin y a la postre se le vieron otras uñas, sacándoselas a cuanto personaje apareciera para inculparlo y ponerse al día en las preferencias de la opinión pública. Ya la gente se maravillaba de verlo tan severo, tan estricto. Una periodista tan respetable como María Isabel Rueda, si antes sospechaba de él, ahora no acaba de elogiarlo, de ponerlo por las nubes. A estas alturas su prestigio raya en lo más alto y pone las cosas en su sitio. Pero sigue el misterio. ¿Qué busca el Fiscal: trabaja para alguien más alto, o busca una candidatura presidencial para más adelante, o quiere ser un fiscal con toda la barba? Porque caben todas estas posibilidades.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad