Publicidad
Vie Oct 20 2017
21ºC
Actualizado 09:55 pm
Sábado 23 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Bucaramanga 2100

Columnista: Raul Pacheco

Siguiendo a MIchio Kaku en su libro La Física del Futuro, Debate 2.012, podríamos hacer una composición de lugar de lo que sería Bucaramanga en el año 2.100, teniendo en cuenta las teorías de la física moderna que ya está convirtiendo en realidad lo que antes parecía de ficción.

En primer lugar las calles no serían pavimentadas como ahora, sino que estarían imantadas para permitir que los vehículos, tanto de transporte público como privado, leviten en lugar de sufrir el desgaste que ahora produce la fricción.

Esos vehículos no serán manejados por personas sino por robots. Los pasajeros llevarán gafas especiales que estarán conectadas a internet y por lo tanto, podrán hacer toda clase de investigaciones, diligencias, informaciones. Si entran a Jumbo con las gafas puestas podrán consultar el nivel de los precios y compararlos con los de otros establecimientos para ver si se justifica el gasto. Si se sientan frente al computador no necesitarán mouse para ponerlo en movimiento, sino con solo el pensamiento podrán ingresar al área que necesiten. Al llegar al parque García Rovira se encontrarán con el mismo alcalde de ahora, Rodolfo Hernández, quien tendrá en esa época unos 170 años, debido a sus chequeos permanentes en los Estados Unidos, donde le han combatido toda clase de gérmenes patógenos a punta de células que viajan por las venas como camiones cargados de gajos frescos para curar cuanta enfermedad se ponga por delante. Y todavía estará luchando contra los corruptos, pero en los juzgados no le han parado ni cinco de bolas.

La vieja medicina que tenía que echar mano de cirugías para entrar al área afectada, ya es obsoleta y todo se hace sin métodos invasivos. Y a propósito de la justicia, estará en manos de una concesión que le fue otorgada a los exmagistrados Bustos, Ricaurte y Malo para que se hicieran cargo del poder judicial. En sus despachos venden toda clase de paquetes para sus clientes, que van desde la comisión del delito, la defensa y la absolución, todo incluido por precios nada despreciables. Estos exmagistrados ya tendrán más de siglo y medio de vida. Los Aguilar habrán construido un ascensor que lleva al espacio y estará ubicado en el mismo sitio de Panachi, para poder ver cómo se producen los agujeros negros al chocarse entre sí diversas estrellas de la galaxia. Y es probable que la nanotecnología haya fabricado la máquina que pueda crear algo a partir de la nada. Y todavía más.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad