Sábado 17 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

El Petrismo

Columnista: Raul Pacheco

Para hablar sobre los orígenes de Gustavo Petro tenemos que remontarnos a la época del Rojas pinillismo, que se sintió burlado con los resultados de las elecciones presidenciales y como cualquier guerrilla se echó al monte, creando el M19. Y el M19 si bien tenía ese origen político, el ideológico se derivaba del auténtico populismo que hoy en día la prensa mundial le endilga a los sectores de izquierda del continente latinoamericano. La palabra populista fue acuñada por los periodistas e intelectuales europeos, para nombrar a los movimientos informes que se nutrían tanto de ideas de izquierda como de derecha. Es decir, que el populismo era una mescolanza primitiva de ideas de uno y otro sector, sin articulación alguna, rompiendo el sentido orgánico de las tesis marxistas que se imponían por la época. Todo lo que oliera a populista era de origen latinoamericano, en donde todavía no habíamos creado pensamiento propio en torno a nuestros problemas y menos a la ideología que debía guiar al mundo que se estaba tragando el capitalismo. Ahora se llama populista a los sectores de izquierda que en alguna u otra forma giran alrededor del legado de Hugo Chávez. Pero el populismo indígena o crudo no es de corte socialista, pues no atacaba la propiedad privada y no aspiraba a liquidarla, sino solamente aprovechar el poder del estado para sacar algunas ventajas para el pueblo, bien fundando industrias paralelas a las privadas y crear luego monopolios de estado para eliminar así, la competencia. Eso fue lo que hizo Petro en la alcaldía de Bogotá: creó una empresa de aseo para sacar del juego a las privadas y estableció un monopolio de estado, cosa que hoy en día el alcalde Peñalosa está desmontando con las consiguientes consecuencias del colapso de una organización. De otra parte, ese populismo crudo se nutría de raíces fascistas en lo tocante al manejo del poder, pues tendía a cimentar dictaduras, como la que instauró en Colombia el general Gustavo Rojas Pinilla en el año 54 del siglo pasado. Y Petro tiene perfil de dictador. Así su origen no viene propiamente de la izquierda, ni tiene que ver con el gaitanismo o con el MRL, que trataron de empujar hacia la izquierda al partido liberal, sin lograrlo desde luego. En lo ideológico no existe similitud con el régimen madurista de Venezuela, que sí es anticuadamente socialista, pero si se emparenta en cuanto a la concepción del poder con base en una dictadura. Una especie de Fujimori.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad