Publicidad
Mar Nov 21 2017
26ºC
Actualizado 02:48 pm
Sábado 05 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

¿Qué hacer con el Partido Conservador?

Columnista: Raul Pacheco

El resultado de las elecciones lleva a pensar largo y tendido sobre la suerte del Partido Conservador. Desapareció del mapa y solo aparece allá en la patria lejana, en el Putumayo, una esquiva Gobernación. Lo demás se perdió. Porque el partido se diluyó, se fue con quien le asegurara algo, le prometiera algo o le diera algo. La indisciplina marcó el derrotero a seguir. Parecía como un ejército en desbandada, como aquella que ordenó el generalísimo Vicente Villamizar en el siglo XIX, cuando ordenó el repliegue para facilitar la victoria del general Uribe, en aquella infortunada Batalla de Peralonso, que dio gloria sucia y mentirosa a unos y cubrió de escarnio a otros como al general Villamizar y al también general Pepe Santos. Y encumbró a Uribe Uribe. Ante esta situación, al Conservatismo le quedan tres alternativas: o reformarse, hacerse reingeniería, meterle doctrina novedosa, ideas modernas, o fundar otro partido, con otro nombre: Partido Nacional, Partido Popular, que sé yo. O simplemente acabar con él y que cada quien tome su camino. Las elecciones parlamentarias, que son las próximas, no pueden enfrentarse con la misma indisciplina de ahora. Un directorio nacional sin legitimidad, puesto que nadie le obedece, entreguista, puestero y contratista, no pude continuar hundiendo la suerte del partido. Y a nivel departamental lo mismo. Es necesario crear un gran directorio departamental, que jerarquice, que imponga respeto y disciplina, que vuelva a aglutinar a la gente y que se encargue de las políticas a seguir. Hay todo por hacer, pues el partido está federado y puede, aceptando el mando nacional, sugerir y operar políticas propias, con ideas, doctrinas, principios propios. Tenemos que encontrar unas tesis sugestivas, que muevan a la gente, que la seduzcan. Los partidos a nivel mundial están en crisis de ideología: los laboristas, por ejemplo, quieren marchar hacia un liberalismo cosmopolita, dentro de un orden mundial de unión de clases y no de lucha como las planteadas por la nobleza, la clase obrera, la burguesía, las clases medias. No. Un movimiento hacia un consenso de clases a nivel mundial. En las mismas está el Partido Conservador Inglés, el Obrero Español, en fin. La crisis ideológica se extiende y por eso hay que hacerle frente a ese reto. La situación del Partido Conservador en Santander es lamentable. En ese orden de ideas, lo primero que debe hacer el Directorio Nacional es presentar la renuncia. Es elemental. Y el Directorio Departamental, igual. Y darse una nueva organización. O desaparecer, para no esperar ese lánguido final de los toreros, que pasados de kilos vuelven circo y tragedia lo que antes había sido gloria y claveles. Y paz para su tumba.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad