Publicidad
Lun Ago 21 2017
22ºC
Actualizado 05:57 pm
Sábado 10 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Cuando estábamos convencidos

Columnista: Raul Pacheco

Cuando estábamos convencidos de que el combate a muerte entre uribismo y antiuribismo estaba cerrado, se nos vino encima el tifón de la nulidad de la elección de la Fiscal. Y se prendió de nuevo la mecha: el uribismo se alineó para cobrar la victoria de la justicia, del estado de derecho, en donde sí importa la letra de la ley y sobre todo el procedimiento, que es la arteria de la democracia circulando por el organismo del derecho. Se echaron las campanas al vuelo y se dejó muy en claro la desvergüenza de la Fiscal de subirse a la tarima de la farsa acompañada de su esposo, el mercenario Lucio que se vende al mejor postor, bien sea la guerrilla, el paramilitarismo o el narcotráfico. Se alabó la intervención del estudiante de derecho que hizo posible el fallo, resaltando su preparación y su eficacia. El equipo uribista se consolidó, se sintió más sólido que nunca, no obstante haber dado la impresión de que estaba en liquidación por la presencia del santismo dentro del partido de La U y del movimiento de unidad nacional que es el que soporta al gabinete.


Pero del lado anti-uribista el panorama era diferente. Se alborotó el cotarro. Se le echó la culpa del fallo al magistrado Velilla, quien había sido ternado para la Fiscalía por el uribismo y había fracasado en su intento. Se tachó el fallo de santanderista por haber interpretado tan literalmente la ley, en lugar de haber modulado el fallo y considerar que para el país era más importante la permanencia de la Fiscal en el cargo que la declaratoria de nulidad por un pinche reglamento y una diferencia escasa de votos en su elección.


Al antirubismo se le olvidó el cuento de Alonso Lucio, consideró que ahora era un virtuoso pastor de la iglesia protestante y no el elemento difícil que en otras épocas se desdibujó ante la opinión pública. La nevada cabeza del exguerrillero brillaba por encima de todos los micrófonos y era visto como el triunfo del amor sobre las demás glorias vanas de la vida. Para el antirubismo la demanda había sido elaborada por Iván Cancino y la Universidad Republicana donde estudiaba el demandante, y no por un tardío estudiante de derecho. El Consejo de Estado quedó más o menos a la altura del betún, penetrado por las fuerzas del uribismo que se habían adueñado de sus almenas de la noche a la mañana. Además, exigía que en la nueva terna debía figurar la doctora Morales y en lo posible volverla a nombrar, cosa que en el maquiavelismo del presidente Santos podría caber.


P.D. Lamentamos el fallecimiento de José María Poveda Galán, ilustre charaleño y conservador de escuela. Un pésame para su esposa Amparo Figueroa, sus hijos , su hermano Noel Poveda y familia.

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad