Publicidad
Sáb Sep 23 2017
21ºC
Actualizado 08:07 pm
Sábado 28 de Abril de 2012 - 12:01 AM

De la mano dura a la mano blanda con el congreso

Columnista: Raul Pacheco

Si de algo se cuidaron los constituyentes del 91 fue de apretarle los tornillos a los parlamentarios que pasaban por el peor momento de su historia, imponiéndoles una disciplina, si se quiere nueva, en la búsqueda de su perdido prestigio ante la opinión pública. Y construyeron todo un andamiaje constitucional para que los parlamentarios lo observaran, así se considerara drástico. De ahí que se establecieron inhabilidades e incompatibilidades bastantes cerreras: se les despojó de la célebre inmunidad que no permitía la detención de los parlamentarios hasta tanto no se les levantara, en el evento en que cometieran delitos o infracciones.  Pero eso se cambió por otra institución  que a cualquier perico de los palotes o al ciudadano del común no se lo concedían, y era el juzgamiento por parte de la Corte Suprema de Justicia, para que tuvieran la garantía de ser juzgados por el cuerpo élite de la justicia.


Así, se consideraba más un privilegio que una desventaja, aunque no se contemplara una segunda instancia. Ahora se trata de desvirtuar esa decisión haciendo hincapié en que no se les reconoce a los parlamentarios una segunda instancia, cuando precisamente se cambió lo uno por lo otro: la segunda instancia por el tribunal más alto de la justicia. Y, además, se quería poner a los parlamentarios como ejemplo de aceptación de unas reglas de juego. También se establecieron muy serias incompatibilidades, como la dedicación exclusiva; en materia de contratos se contaban ocho inhabilidades. La pérdida de la investidura, que por cierto ha sido muy eficiente, pues el Consejo de Estado ha privado a mucho parlamentario de su curul y es de las normas que han cumplido su cometido.


En cuanto a las dietas parlamentarias, se les sometió a un régimen que contemplaba el promedio ponderado para el aumento y no a dedo, como lo hacían antes.  Es decir, toda una estructura para que el Congreso volviera por sus fueros y readquiriera la respetabilidad y la dignidad que debía tener. Ahora desgraciadamente todo se quiere echar al suelo y aprovechando el proyecto de ley de la justicia, están tratando de prescindir de la mayoría de estas instituciones que han sido buenas para el buen nombre del Congreso.  Por lo tanto, para ellos nada del régimen disciplinario ordinario, nada de la vigilancia de la Procuraduría y su mano dura actual, nada de detención, nada de la pérdida de la investidura y solo se les podría suspender máximo hasta un periodo de seis meses.


La estructura  pues, elaborada por la constitución del 91 se vendrá al suelo y se entrará a desvirtuar una vez más aquello que los constituyentes vieron bueno para la salud democrática del país. Otros comentarios: raulpachecoblanco.blogspot.com

Autor:
Raul Pacheco
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad