Miércoles 26 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Reinaldo Suarez Diaz
Patrocinado por:
Domingo 31 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Ecuador y Correa

Autor: Reinaldo Suarez Diaz

A qué se debió el tan apabullante triunfo de Rafael Correa en las últimas elecciones ecuatorianas?

Sin duda que el Presidente en trance de reelección tiene a su favor todo el aparato y poder estatal. Pero en unas elecciones libres, este factor no es determinante. Además Correa no contaba con mayorías en el Congreso y tenía en su contra la aversión de muchos medios de comunicación con los cuales estaba enfrentado. A ello se añade que tuvo la delicadeza de dejar en el poder a su Vicepresidente para dedicarse a la campaña, hecho más bien simbólico que real, pero de hondo significado. He aquí algunas explicaciones.  

El Presidente, aún con sus defectos, se ha ganado la credibilidad de su pueblo, quien ve en él a una persona íntegra, comprometida no con sus intereses sino con los de la comunidad. Correa rescató el sentido de identidad del pueblo ecuatoriano como país. Antes de él reinaba en desorden y la anarquía, había cambio y tumbe de Presidentes cada seis meses, casi la tercera parte de sus habitantes había debido emigrar en búsqueda de horizontes y de futuro, había gran desorden económico e inestabilidad institucional. Correa logró aglutinar a su pueblo alrededor de principios y valores, le dio estabilidad y razones para luchar y progresar.

Correa rescató la dignidad nacional, liberando a su país de la dependencia de los grandes poderes internos y externos, de las roscas y partidos políticos corruptos, del poder financiero internacional etc. y lo hizo sin conculcar los justos derechos de nadie y sin improvisaciones. Multiplicó así los recursos públicos sin debutar la economía, sin expropiaciones, sin desanimar la productividad y los dedicó sin demagogia ni corrupción a ayudar a los más pobres y a obras de interés común como carreteras, hospitales, educación, salud etc.

Buscó disminuir las desigualdades aberrantes que caracterizan a nuestros pueblos y fue el país que mejores metas cumplió en este aspecto tan complejo. Dio prelación a los principios y valores sobre los intereses e ideologías y se dedicó a hacer pedagogía de ellos. Respaldó sus palabras con obras y sus obras con transparentes comportamientos. No se considera un santo ni un Mesías y aunque a veces tiene gestos de prepotencia ha demostrado estar dispuesto a corregir sus errores y pedir perdón por sus yerros. Prefiere mostrarse antipático y autoritario a renunciar a sus principios.

Un triunfo tan contundente es sin embargo peligroso, pues puede llevar a la prepotencia y el abuso. Espero que esto no suceda. Ojalá conserve la serenidad, seriedad y sencillez demostradas. Nuestros hermanos ecuatorianos merecen ser felicitados por su civilidad y nuestros augurios de un porvenir de progreso y de armoniosa convivencia.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones