Publicidad
Lun Sep 25 2017
20ºC
Actualizado 05:47 am
Domingo 10 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

‘Democraterismo’ y anarquía

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

A partir de la Constitución del 91, en búsqueda de una mayor participación popular se introdujeron muchas novedades que han terminado por tornar casi ingobernable este país: tutela, consultas, plebiscito, referendo, revocatorias, elección popular de alcaldes, distribución de regalías etc., en sí mismas interesantes pero que, por no estar bien reguladas y especificadas, han conducido a exageraciones, manipulaciones y abusos. Cada una de ellas merecería más de un escrito. Me refiero sucintamente a tres.

La más benéfica, la tutela, ha terminado por inundar nuestros juzgados, llevando a que los magistrados deben ocuparse superficialmente de asuntos baladíes o que no son de su especialidad. La Suprema Corte ( único caso en el mundo) tuvo que ocuparse hasta del “hábeas corpus” del oso Chucho. El fallo a su favor era en concreto condenarlo a la muerte. Una tutela del Sindicato de la ETB impidió o postergó su venta ya aprobada por el Concejo, generando su depreciación.

Las consultas populares, tan útiles en la defensa de los recursos naturales como el agua, el uso del fracking, etc. se han extendido a tantos temas que tienen en vilo la explotación técnica de los recursos naturales, fomentando a su vez la devastadora minería ilegal. Y por ese camino se paralizan las obras públicas y se convierte a las comunidades en islas que impiden el progreso y el bienestar general. Tal es el abuso de ellas que en otros países (Bolivia, Perú...) no llegan a 50 mientras que aquí ya superan las 4.000.

Las revocatorias son una locura; en este período ya superan las 300 poniendo en apuros a la autoridad electoral y los presupuestos municipales. La tal recolección de firmas se convirtió en negocio y veleidad. En Barrancabermeja fueron a las urnas menos del 10% de los electores. Las razones que justifican tales revocatorias son dos: descontento de la ciudadanía e incumplimiento del programa de gobierno, subjetiva la primera e injusta la segunda hasta el cuarto año de gobierno. Así, lo primero que hacen los perdedores es recolectar firmas para revocar al ganador.

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad