Domingo 22 de Julio de 2018 - 12:01 AM

¿Estamos despertando?

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

A raíz del convenio de paz con las Farc, desde 2016 se están presentando e incrementando asesinatos en nuestro país, que generalmente permanecen en la impunidad, de líderes populares, casi todos en territorios antes ocupados por dicha organización subversiva y relacionados con ocupación de tierras, explotación ilegal de recursos naturales y del narcotráfico. Hasta hace poco permanecimos casi indiferentes, sin tomar conciencia de la enorme tragedia que se nos puede avecinar. Algo similar nos sucedió por haber sido indiferentes con el auge del narcotráfico, el exterminio de la UP, el crecimiento de los grupos paramilitares, que llevaron a grandes tragedias y sacrificio de muchas valiosas personas: Guillermo Cano, Luis Carlos Galán, Jaramillo Ossa, Pardo Leal, Pizarro Leóngomez... y la masacre de miles de compatriotas.

Por fin, el escándalo internacional sacudió las mentes de muchas personas con espontáneas protestas, y afortunadamente el gobierno, ya en su ocaso, trazó una estrategia más global, para combatir las causas y los actores de tan oscuros crímenes y proteger a esa inerme población de las garras de esos grupos oscuros y poderosos de terror y aniquilamiento.

Una estrategia efectiva y poderosa a corto, mediano y a largo plazo debe apersonarse de lo siguiente.

-Analizar detenida y neutralmente cada uno de los casos para identificar aquellos grupos u organizaciones con posibles implicaciones. -Identificar las respectivas circunstancias y posibles causas. -Concientizar a la comunidad de la gravedad y complejidad del fenómeno y unirla, por encima de todo grupismo, para enfrentarlo. -Analizar las causas del fracaso de las anteriores estrategias en sus tácticas, medios y actores. -Solicitar y lograr la necesaria colaboración o comprensión de las diversas comunidades implicadas. -Dar prioridad a las causas sociales y mejorar las condiciones de vida de tales comunidades. -Mejorar la confianza de tales comunidades en sus respectivas autoridades. -Optimizar los sistemas y redes de inteligencia e información. -Evaluar con toda objetividad la forma como están siendo invertidos los recursos de la Unidad de protección para determinadas personas. Cada uno de estos factores y situaciones tan complejas deberán ser objeto abierto de debate ante la opinión pública.

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad