Publicidad
Jue Ago 17 2017
22ºC
Actualizado 09:54 pm
Domingo 23 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

A votar bien

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Ejercer el derecho al voto es un deber ciudadano; hacerlo a conciencia, guiados por el bien común, no por intereses particulares, es un compromiso ético.
Los próximos comicios van a decidir la conformación de los gobiernos municipales y regionales. Aunque para los Concejos y la Asamblea hay buenos candidatos, tales entes lamentablemente están desdibujados. Las Asambleas tales como está nconstituidas son inútiles y se han convertido en nidos incubadores del clientelismo. Entes tan importantes como los Concejos municipales deberían volver a ser como en al las anteriores épocas cuando eran conformados por los ciudadanos más respetables que lo hacían ad honorem. Pero la elección más importantes es la de quien va a regir los destinos del municipio. Afortunadamente en el caso de Bucaramanga contamos con una excelente candidata, doña Martha Pinto de Hart.

Se trata de una persona proveniente de una familia con espíritu empresarial y cívico, nacida en nuestra ciudad donde ha pasado toda su vida y ha demostrado con hechos su capacidad de servicio desinteresado. No es la candidatura de alguien recién llegado, ni fruto de pactos clientelistas y grupistas. No es de aquellos que hacen de la vida política una carrera para escampar al desempleo y progresar sirviéndose, no sirviendo a la cosa pública. Martha ha demostrado su competencia en la empresa privada y renunció a una jugosa remuneración para servir a su ciudad. Su campaña ha sido seria y austera, sin sucias artimañas, sin desbordes de gastos y sin ese promeserismo demagógico y cazavotos, propio de la politiquería profesional.

Aunque no tengo autoridad para descalificar a sus contendores, es claro que Martha los supera en perfil, en particular en cuanto a experiencia administrativa. Además su prestigio a nivel nacional le abre fácilmente las puertas ante los organismos del gobierno central.

Con Martha tendremos un gobierno donde las personas van ser más importantes que las cosas, generar cultura ciudadana más crucial que el necesario ejercicio de la autoridad, resolver los problemas concretos de las comunidades tendrá prioridad sobre las grandes obras; la defensa del medio ambiente más importante que las nuevas vías, el aire puro y los peatones más que los automotores y el transporte público más que el privado. Ojalá las mayorías ciudadanas no se dejen manipular ‘por el clientelismo promesero y perdamos la oportunidad de ser liderados por una persona a todas luces excelente como lo es Martha Pinto de Hart.

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad