Publicidad
Jue Ago 17 2017
23ºC
Actualizado 04:11 pm
Domingo 04 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Por la tierra de los croatas (III)

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Los croatas han sido durante casi toda su historia víctimas de invasiones extranjeras. Los romanos, ortodoxos, los hunos, los tártaros etc. Pero sus principales tribulaciones fueron a partir del siglo XIII, particularmente con la cuarta cruzada (1202-1204) convocada por Inocencio III aparentemente para liberar a Jerusalén pero en realidad para volver a unificar la cristiandad alrededor del Papado después de la rebelión de los ortodoxos en el Cisma de Occidente. Vimos cómo los caballeros teutónicos después de “evangelizar” a estonios, letones y lituanos, pretendieron invadir a Rusia para someter su iglesia al poder papal siendo contenidos por las huestes del conde Nevsky. Pero el patriarcado ortodoxo de Constantinopla no corrió con igual suerte. En efecto, a diferencia de las anteriores que se realizaron a través del Mediterráneo, esta vez los cruzados llegaron a Venecia para embarcarse allí bordeando la península balcánica a partir del Mar Adriático.
Eran los venecianos los mejores navegantes de aquella época y actuaba con su “dogo” Dándolo, un viejo ciego lleno de ambiciones, quien además de exigir exorbitantes sumas para el transporte de las tropas cruzadas vio la ocasión de afianzar su dominio comercial y de apoderarse de inmensos tesoros con el saqueo de aquellas ciudades. Comenzó por invadir y dominar a Zara (Zadar), un gran puerto ya sometido a la autoridad papal pero que representaba un gran obstáculo para el monopolio comercial de Venecia. Situada en una hermosa bahía con un gran puerto, era algo así como nuestra Cartagena. Destruyó sus murallas y sus instalaciones portuarias, arrasó sus palacios y apenas se salvaron aquellas iglesias que profesaban la fe católica. La hermosa y floreciente ciudad quedó reducida hasta la fecha a ruinas, como lo constatamos en nuestra visita. El saqueo fue general, muchos de sus monumentos fueron llevados a Venecia (la famosa cuadriga que hoy adorna la plaza de San Marcos fue robada del Hipódromo) lo mismo que sus tesoros de los cuales algunos se encuentran todavía en la Basílica. Desde entonces la provincia Noroccidental de Croacia (Istria) estuvo hasta después de la segunda guerra mundial bajo el dominio de venecianos, austríacos e italianos, mientras las demás provincias (Panonia, Eslavonia y Dalmada) entraron a formar parte del Imperio austrohúngaro.
En el intervalo entre las dos grandes guerras los países balcánicos recobraron su libertad. Pero tal independencia fue efímera. Italianos y alemanes la invadieron durante la segunda guerra y terminada ésta volvió a unificarse en forma de federación de repúblicas bajo el liderazgo del mariscal Tito (nacido en Croacia).

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad