Publicidad
Mié Sep 20 2017
26ºC
Actualizado 03:35 pm
Domingo 19 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Luis Carlos Restrepo y otros...victimas del principio de Peter

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Conocí a Luis Carlos Restrepo cuando era profesor de la Javeriana y visitó la UIS. No dudo de su integridad. Ahora está en el banquillo de los acusados.


Caso tan triste que me recuerda un libro leído en mis inicios como docente universitario titulado "Los principios de Peter", el primero de los cuales se formula así:"En una jerarquía todo empleado tiende a ascender a su nivel de incompetencia". Un excelente supervisor, por el deseo de surgir puede convertirse en incompetente jefe de producción o de recursos humanos, un excelente alcalde puede volverse un mal gobernador; un buen ministro en un pésimo presidente.


Esto puede aplicarse en cualquiera de las esferas del actuar humano. La ambición de poder, el deseo de servir o dar lo mejor de sí etc. puede llevar a todo ser humano a fracasar en la vida o a meterse en líos.


Luis Carlos Restrepo era un excelente conferencista, profesor y escritor, pero lo tocó el virus de la política y sin examinar si era apto para ello se lanzó al ruedo; era un buen siquiatra que quiso ser un buen pacificador y aceptó un cargo que no era lo suyo como Consejero de Paz y terminó mal. No bastan los anhelos de servir ni de dar lo mejor de sí, hay que analizar antes las propias capacidades y las circunstancias en que se va a actuar. Su bondad e ingenuidad lo llevaron a caer, atrapado en la red de la incompetencia.


Análoga cosa sucedió con Luis Felipe Arias. Era un excelente profesional y a mi parecer un muchacho con buenas intenciones y promisorio futuro y todos sabemos al punto que llegó por no estar maduro para la política. Y después, las ínfulas de ser Presidente...Por querer madurar biche se marchitó.


El principio se repite por analogía a Álvaro Uribe, una persona con grandes cualidades y deseos de servir a la patria; con algunos errores tuvo un buen primer período presidencial que la historia le reconocerá, pero víctima de la ambición de poder, se empecinó en aspirar a un nuevo período. Sus subalternos le colaboraron con medios poco santos para lograrlo y después se creyó el insustituible Mesías salvador de la Patria. Y todos conocemos dónde fue a parar.


El caso de mi querido ex discípulo, el ex alcalde de nuestra ciudad, es clarísima confirmación.


Al respecto son sabias las palabras de J. Swift: "Los animales conocen su propia capacidad; un oso no intentará volar.... Un perro se aparta por instinto al ver una valla demasiado ancha y profunda, pero vemos que el hombre es la única criatura que, con loco impulso, combate a la Naturaleza, que cuando con poderosa voy grita ¡Atrás!, permanece allí con poderosa obstinación".

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad