Publicidad
Mar Nov 21 2017
20ºC
Actualizado 10:10 pm
Domingo 18 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Por la tierra de los “dálmatas”

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Continuemos nuestro viaje por Croacia recorriendo la Dalmacia, su región más importante desde la historia, el turismo, el arte y la cultura, poblada originariamente por la tribu ilíricia de los “dálmatas”, nombre que recuerda a los lectores el de una raza canina muy conocida.


Dalmacia tuvo particular importancia en la época del imperio romano, pues fue baluarte de contención de los bárbaros y porque debido a sus cristalinos y azules mares y sus hermosos paisajes, acogedoras bahías y seguros puertos, allí fijaron los nobles sus lugares de descanso y vacaciones construyendo palacios y ciudades que rivalizaban con aquellas de la ribera occidental del Adriático. Tal atracción se conservó por siglos bajo los sucesivos dominios de los venecianos, húngaros, austríacos e italianos.


Recorriendo hacia el sur contemplando hermosas costas de aguas azules, acantilados, atrayentes islas y pueblos, todos ellos verdaderas joyas de arte e historia, se llega a Zadar (Zara), la capital de la provincia a partir de la destrucción por los tártaros de la famosa ciudad de Salona a la cual nos referiremos en otro lugar. Situada en un prominencia apenas ligada por una estrecha franja al continente, debido a su posición estratégica, su hermosa bahía y su puerto natural, Zadar fue la rival del Venecia durante todo el Medioevo hasta comienzos del siglo XIII cuando, durante la 4 cruzada, fue totalmente saqueada y cuasi destruida por los venecianos, quienes apenas dejaron en pie sus iglesias, reliquias del arte románico y bizantino. Aún así conserva el recuerdo de su grandeza en los edificios eclesiales y las ruinas romanas, particularmente en su foro, el mayor después del de Roma.


Continuando hacia el sur se encuentran entre tantos fascinantes pueblos Sibenik y Trogir verdaderos museos al aire libre de arte e historia.


Recorrer las costas de Dalmacia y en general todas aquellas del Adriático croata es una experiencia sublime de inmersión en las bellezas de la naturaleza, de la arquitectura, de los vestigios de vida dejados por el hombre a través de la historia. Pero la rapidez del viaje y el ir encerrado en un bus, limitado a unos tiempos y paradas programadas la hicieron frustrante. Es preciso pues realizar dicho recorrido sin afanes, en carro propio, para poder sumergirse plácidamente en semejantes bellezas. Y sobre todo poder tomar un velero para transitar por esos mares, con un buen queso y una botella de Maraschino cual lo hiciera Alfred Hitchock y pernoctar en ese rosario de románticas islas, al decir de Bernard Shaw,” lágrimas y estrellas vertidas allí por los dioses al coronar su obra de creación del mundo. “

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad