Publicidad
Lun Oct 23 2017
25ºC
Actualizado 12:12 pm
Domingo 01 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Sobre las tantas “cumbres”

Columnista: Reinaldo Suarez Diaz

Por estos días nuestro país estuvo atareado en la organización de la Cumbre de las Américas. Alrededor de ella los países del Alba, en solidaridad con Cuba, han armado un sainete y despelote sobre su asistencia o no a este evento con gran desgaste diplomático para nuestro país. ¿Se justifican tales Cumbres? Porque Reuniones de esta naturaleza se multiplican por doquier. De la OEA, de Unasur, de Mercosur, del Grupo Andino, de los países iberoamericanos con rey a bordo, del Alba etc..


Su costo es muy grande para los países anfitriones: seguridad, hospedaje, logística....Y además se supone que los altos funcionarios y en particular los Presidentes están permanentemente ocupados en asuntos importantes y además tienen subalternos que los pueden representar en forma más competente y especializada.


La mayoría de tales reuniones se reducen a relaciones públicas, abrazos y sonrisas. Allí todos tratan de representar un papel armonioso, a excepción de salidas de genio o de lengua como le pasó al Rey Juan Carlos con el famoso “¿Por qué no te callas?” dirigido a Chávez. Tales reuniones por lo general no tienen un asunto determinado qué estudiar o decidir. Son tantos los eventos que se realizan en esos días que deben hacerse a la carrera y tratar sobre vaguedades.


¿Creen ustedes que en la Cumbre de América se discutirán seriamente temas tan álgidos como el de la necesidad de una nueva política antidrogas, la situación de desigualdad social en nuestros países, las relaciones comerciales, los peligros para la democracia y los desbalances de los círculos de poder, la seguridad interna y externa, el comercio de armas etc.?


Las Cumbres se justifican solamente en momentos extraordinarios y para tratar temas determinados y llegar a soluciones concretas. Tales reuniones deberían estar precedidas de largas discusiones y estudios a diversos niveles con grupos de trabajo especializados.


Los encuentros entre presidentes para que sean útiles deben realizarse en forma personal o entre grupos pequeños, pues sólo de esta manera se podrá tratar algo serio y llegar a acuerdos prácticos, que respondan a necesidades concretas. Para lo demás están los medios modernos de comunicación y los embajadores.


Si se leen las declaraciones que se dan a luz en tales Cumbres, tratan de asuntos vagos y utilizando eufemismos lingüísticos porque hay que dar gusto a todos y presentar el sainete de una armonía que sirva de vestido a la hipocresía. Nuestros países tienen muchos problemas, no tienen dinero ni tiempo de sobra para gastar en reuniones inoficiosas, donde abundan las sonrisas y escasean las realidades.

Autor:
Reinaldo Suarez Diaz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad