Publicidad
Jue Nov 23 2017
21ºC
Actualizado 09:33 pm
Domingo 03 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Desarraigar la corrupción

Columnista: Ricardo Trotti

La lucha contra la corrupción genera resistencia. Actualmente la más férrea es la del presidente guatemalteco Jimmy Morales, que quiere expulsar de su país a la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), cuya eficiencia despierta envidias en aquellos países donde los sistemas anticorrupción fracasan.

Se trata de una venganza de Morales contra el titular de la CICIG, Iván Velázquez, porque pidió sacarle la inmunidad presidencial por haber recibido dineros sucios para su campaña.

Por suerte en América Latina, la región en donde la corrupción es histórica, estructural y cultural, se observan buenos avances en su contra, como lo admite el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz. Uno de los casos más sonados lo lideró en su país natal contra la dupla Fujimori-Montesinos y ahora es en Brasil, donde el caso Lava Jato desató la caída de poderosos en toda la región, como la del ex presidente peruano Ollanta Humala y su esposa. El caso brasileño ha desnudado el concepto de cartelización de la corrupción, lo que Velázquez está tratando de extirpar de Guatemala. No solo es gente y funcionarios que quieren beneficiarse del Estado, sino grupos poderosos, públicos y privados, que actúan en complicidad como carteles públicos con rasgos de crimen organizado.

Por ello los guatemaltecos comunes no quieren que desaparezca la CICIG, que en pocos años logró lo que el sistema judicial guatemalteco no pudo en décadas, incluyendo el procesamiento y condena de la ex cúpula presidencial compuesta por Otto Pérez Molina y Rosana Baldetti.

Ugaz precisa que además de reformas de políticas públicas, se necesita educar contra la cultura de la corrupción. Le alarma que el 78% de la población considere que la corrupción “es el pago de una contraprestación recibida, casi una transacción normal cuando en realidad es un hecho delictivo”.

Ugaz y Velázquez observan que se necesitan otros dos elementos para desarraigar la corrupción. El empoderamiento de los ciudadanos protestando en la calle para exigir justicia y una prensa independiente e investigativa que ponga al descubierto los temas que la Justicia tiene bajo reserva.

Autor:
Ricardo Trotti
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad