Publicidad
Sáb Sep 23 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm
Sábado 10 de Diciembre de 2011 - 01:58 PM

Mea culpa, mea culpa

Columnista: Roberto Serpa Florez

En mi última columna cometí un error mayúsculo por el cual debo cantar la palinodia, es decir, presentar excusas públicamente. En efecto, dije que Colombia está en una situación privilegiada que le ha permitido escapar a las consecuencias de la crisis económica que hoy azota a todo el mundo. Estas crisis se presentan periódicamente, como lo predijo el profeta judío-alemán de Tréveris, Karl. Marx, el autor de Das Kapital. Escribir lo que escribí  es una tontería muy grande, inexcusable en alguien que debe estar bien informado y que ha  disfrutado el privilegio de escribir una columna de opinión en un diario de prestigio. No ocurrió así. Los países dependientes o colonizados (que yo llamo “en vía de subdesarrollo”), son víctimas de un sistema injusto. Colombia tiene una población  cuyas dos terceras partes viven y mueren en  pobreza absoluta. El índice de Gini  de Colombia (que mide la igualdad) es uno de los peores del mundo. Nuestros productos de exportación son ahora los psicofármacos que producen más dependencia física y psíquica como la cocaína que tanto apetecen los gringos.  Estos psicofármacos han venido a reemplazar a otros monocultivos que sucesivamente, desde el siglo XIX, fueron fuente de recursos y divisas: el tabaco, las quinas, el añil, el café, las flores…y las drogas psicoactivas”. También el petróleo y las llamadas “commodities” (artículos o mercancías). Pero las regalías petrolíferas, las ganancias de las minas de oro y de carbón, van indefectiblemente  a caer en manos extranjeras, La corrupción política domina la actividad pública.

El Gobierno Nacional y el Congreso pugnan por entregar la Autonomía Económica y política de la Nación en un TLC- COL - USA en donde no ha habido humillación a la cual nuestros gobernantes no se hayan sometido. Nuestras relaciones diplomáticas, comerciales y políticas están contaminadas por las bandas criminales (bacrim, paramilitares)  que ahora dominan el poder político regional ¿Y algo más? .Sí. Aguaceros torrenciales, inundaciones, derrumbes, deslizamientos de tierras, pérdida de tierras, de instrumentos de trabajo y de ganados. Todo esto que nuestras buenas gentes llaman “la ola  invernal”  

Autor:
Roberto Serpa Florez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad