Publicidad
Sáb Sep 23 2017
21ºC
Actualizado 08:07 pm
Domingo 15 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Nuestro idioma

Columnista: Roberto Serpa Florez

Está cercano el día de nuestra lengua española. Escribiré hoy de ella. Nos dice don Dámaso Alonso que el “primer vagido” de la lengua castellana ocurrió en el monasterio de San Miguel de la Cogolla en donde un fraile copiaba una oración y empezaron a surgir las primeras palabras de la nueva lengua. Más tarde, en la Edad Media, en el siglo XI, nacieron las primeras obras de nuestra lengua: las “jarchas” poesías liricas tradicionales en las que una muchacha canta a su “amigo”, a su enamorado, poesías en la nueva lengua con cuatro o cinco versos octosílabos después de los primeros que están escritos en árabe: “Decidme vosotras hermanillas, ¿ay cómo contener mi dolor?, Sin mi amado yo no viviré, a ¿donde iré a buscarlo?” En el siglo XIII surge la poesía de los juglares, los mesteres de juglaría y los mesteres de clerecía. Antes, en el siglo XII, se había conocido el Cantar del Mío Cid, obra que durante mucho tiempo se creyó que había sido la primera de la nueva literatura. En el siglo XIV se publicaron dos obras fundamentales: El libro del buen amor del Arcipreste de Hita, que ha sido llamada” La Humana Comedia del Medioevo “y El libro de cuentos el conde Lucanor (y de Petronio, su mayordomo y consejero), la primera colección de cuentos en nuestra literatura. En el siglo XV florecen las poesías del Marqués de Santillana:”Moza tan fermosa/non vi en la frontera/como una vaquera/de la Finojosa//. Y las coplas de don Jorge Manrique a la memoria de su padre:”Recuerde el alma dormida/avive el seso y despierte/contemplando/ cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte/ tan callando/Cuán presto se va el placer/cómo a nuestro parecer/ cualquiera tiempo pasado/fue mejor/.   En el siglo XVI las poesías de Juan Boscán de Almogaver y más tarde ya, en pleno Renacimiento los grandes poetas, Lope de Vega, fray Luis de León, Francisco de Quevedo,  Luis de Góngora. Y el teatro de Lope de Rueda y Lope de Vega y de Pedro Calderón de la Barca, las novelas de don Miguel de Cervantes y Saavedra. Y, finalmente, los personajes: “Fuente Ovejuna”, Don Quijote, Sancho Panza, Segismundo, Pedro Crespo (el alcalde de Zalamea); “La Celestina”, Juan Ruíz, el Arcipreste de Hita; El Conde Lucanor y Petronio, su consejero.

Autor:
Roberto Serpa Florez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad