Publicidad
Publicidad
Lun 31 de Ago de 2015
21ºC
Actualizado 08:45 pm
Miércoles 30 de Enero de 2013 - 12:01 AM

Inconsistencias y malas ideas

Columnista: Rudolf Hommes
Sorprendió hace una semana el ministro de Hacienda cuando hizo el anuncio de que el Gobierno se comprometería a no dejar bajar la tasa de cambio de $1,800 por dólar.

Me pregunté cómo tendría planeado hacerlo, y qué dirían sus colegas de la junta directiva del Banco de la República, porque sería deseable que el peso superara esa barrera. Pero no volvió a repetirlo y no sucedió nada más.

El Banco de la Republica sigue comprando unos montos que no le hacen mella a la tasa de cambio, y no se les ve intención al gobierno o al banco central de hacer congruentes sus políticas con mayor competitividad en la tasa de cambio.

Anuncian que se va a hacer algo, pero sigue la tasa de cambio en niveles incompatibles con un desarrollo exportador de bienes de mayor valor agregado y el peso ubicado en un área que no es la de la moneda de su principal socio comercial.

Como el personaje del comercial de Davivienda, el peso colombiano se halla en el lugar equivocado, alejándose de la moneda que le brinda el mayor mercado.

La política de tasa de cambio no corresponde a los objetivos de desarrollo industrial y de las exportaciones de productos manufacturados, ni estimula el desarrollo agropecuario y de la agroindustria, que en el caso colombiano ofrece oportunidades aun inexplotadas para acelerar el crecimiento, generar nuevos puestos de trabajo y mayor riqueza.

A pesar de ello, no hay una discusión seria y abierta de este problema ni se vislumbra una solución. El manejo de la tasa de cambio en nuestro país siempre ha sido misterioso y su discusión sigue siendo tabú.

Teniendo en cuenta los graves problemas que está causando en el sector productivo y la aparente impotencia de las autoridades para aliviarlos es indispensable abrir el debate y cuestionar lo que se está haciendo, con la esperanza de que surjan soluciones.
Autor:
Rudolf Hommes
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad